Por: Nicolás Rodríguez

Plan 002811

La época en que la guerrilla de las Farc secuestraba decenas de policías y militares, a finales de los años 90 y principios de la década siguiente, sigue siendo un nudo en las memorias del conflicto armado.

Las Farc, que preferían hablar de prisioneros de guerra, creían en ese entonces que pronto colapsaría el poder. El Estado no tenía lo que se requería militarmente para detener los exitosos golpes de la guerrilla, cada vez más espectaculares. Y buena parte de las élites y otros sectores impulsaban con gusto o indiferencia cómplice la reconquista territorial a manos de los paramilitares.

Cuatro, seis y más años estuvieron amarrados policías y militares en diferentes regiones selváticas (“las montañas del sur”, según comunicados de las Farc). Muchos nunca regresaron y hoy son reconocidos como víctimas del conflicto armado. Igual ocurre con las víctimas de minas antipersonas.

No debería entonces extrañar que el Ejército pretenda impulsar una narrativa marco del conflicto armado, como quedó claro en el plan 002811 que se filtró ante los medios. La estrategia es clara. Coordinada o no, la idea es hacerle algún tipo de oposición a la justicia transicional, sea la JEP o la Comisión de la Verdad.

Además de incentivar posibilidades de “contraargumentación” (frente a las narrativas finales del ¡Basta ya! publicado por el Centro de Memoria Histórica, por ejemplo) y de reunir información para impulsar “casos emblemáticos”, el Ejército pretende visibilizar a sus víctimas. Estamos, pues, ante la posibilidad de una versión institucional del conflicto armado producida por las Fuerzas Armadas.

Algo que no debería generar necesariamente un escándalo, pero que se puede prestar para futuros silenciamientos entre los que deseen contar verdades sobre las tensiones sociales y raciales dentro de las Fuerzas Armadas. ¿Quiénes fueron, vale la pena preguntar, los enviados a la guerra? ¿De qué manera y qué tan justo es que el dolor producido por una victimización sea convertido en fuente de honor para toda la institución armada?

877499

2019-08-24T00:00:53-05:00

column

2019-08-24T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Plan 002811

11

2187

2198

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

Intocable

Más allá de la foto

Pruebas de supervivencia

Memorias cómplices