Por: Columnista invitado

Playa Blanca: patrimonio común

Por su pertenencia al ecosistema que lindera el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo, por mandato constitucional Playa Blanca es un patrimonio ecológico de la Nación.

Allí urge regular el uso, cantidad de visitantes y presencia nocturna para no interferir procesos biológicos resilientes. Se trata de una zona protegida de aguas cristalinas y corales de barra. Precisamente es blanca la playa porque es coralina.

En todos los parques naturales existe una contribución que debe asumir quien los visita. Es duro meterse la mano al dril, lo sé, pero si no se hace no se valora, y si sigue el abuso a la capacidad de soporte, ese espectacular ecosistema terminará vuelto un desastre.

Obvio, hay que proteger el derecho al trabajo y garantizar la gratuidad de acceso a los nativos de Barú. ¡No faltaba más! Es de justicia regular el valor o gratuidad para niños y visitas colectivas en campañas de turismo social. Por supuesto, independientemente de si se paga un arriendo por poseer una casa en las islas, las lanchas particulares al momento del zarpe deberán pagar la contribución, ya que usarán y disfrutarán de sus valores ecológicos.

Si bien con la medida se afecta el bolsillo del usuario, el cobro es para la protección de un patrimonio común, un cobro con destinación específica: Parques Nacionales. Se ha explicado que la mitad del recaudo irá a esa entidad y lo restante a la Corporación de Turismo y para reinvertir en Playa Blanca. Si hay una contribución adicional, los cartageneros podemos exigir que se incremente lo que se invierte en los Corales del Rosario, nuestro propio y ajeno parque natural.

La protección de los corales, regulación y vigilancia de la pesca artesanal, urgentes obras de recuperación ecológica y defensas ante la erosión y el aumento del nivel del mar exigen más atención e inversión del Estado. Parte de los recursos requeridos debemos cubrirlos los que, sin abusar, disfrutamos de tan maravilloso ecosistema a preservar.

 

*Rafael Vergara

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Refugio: una lotería para pocos en Colombia

Turismo sostenible, alternativa para el Amazonas

El antropoceno en Colombia