Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 3 horas
Por: Santiago Villa

Política de Estado en los falsos positivos

La descripción hecha por el ex capitán del Ejército, Adolfo Enrique Guevara Cantillo, aclara que los falsos positivos han sido una política de Estado.

“Esas eran las políticas de (general) Mario Montoya: ‘denlos de baja, denlos de baja. A mí no me traigan capturados. Y si no había bajas (sic), miren a ver cómo hacen”, dijo el ex capitán del Ejército Adolfo Enrique Guevara Cantillo en una entrevista que concedió desde la cárcel Modelo de Barranquilla.

En el testimonio de 1 hora y 40 minutos cuyo resumen fue publicado el domingo en el portal periodístico las2orillas.com (y que ese mismo día fue hackeado para impedir la difusión de la entrevista), hay dos afirmaciones que confirman lo que muchos ya sospechábamos: que los éxitos tempranos de la Seguridad Democrática fueron el resultado de una alianza entre las fuerzas armadas y el paramilitarismo, y que los falsos positivos eran una política de Estado.

El ex capitán Adolfo Guevara representa esta alianza, pues pertenecía a ambos grupos armados simultáneamente. Esto, según Guevara, era del pleno conocimiento de sus superiores militares y paramilitares. En el paramilitarismo, al ex capitán Adolfo Enrique Guevara Cantillo, una de las personas más cercanas a “Jorge 40”, se le conocía con el alias de “101”.

Asumo que el lector ha visto la entrevista, así que no resumo aquí su contenido, sino que adelanto un breve análisis de las revelaciones de Guevara Cantillo.

Primero, el ex capitán describe una reunión que se dio en la Sierra Nevada de Santa Marta entre los oficiales militares y los comandantes paramilitares. La reunión se dio en el 2002, cuando los secuestros de las Farc eran uno de los principales flagelos. Militares y paramilitares se dividieron la zona, coordinaron operaciones, y para el 2004 la cifra de secuestros había reducido sustancialmente. Como parte de lo pactado, el ex capitán Guevara comandaba tropas paramilitares que pasaba como tropas militares durante los operativos.

Toda descripción de la Seguridad Democrática debe reconocer que no fue una anomalía o una excepción la alianza entre militares y paramilitares, sino que hacía parte integral de la estrategia de lucha contra la guerrilla en Colombia. Los éxitos en la reducción de delitos como el secuestro son el resultado de una alianza ilegal.

Segundo, los falsos positivos fueron motivados por la presión hecha desde la Presidencia de la República para que hubiera resultados en las cifras de combate a la guerrilla. Lo que dice el ex capitán Guevara Cantillo es que el general Mario Montoya pedía permanentemente bajas, fueran o no de guerrilleros en combate. El ex capitán también describe cómo operaba el sistema, en el que había colaboración del paramilitarismo.

La política de Estado de los falsos positivos operaba, según el ex capitán Guevara, de la siguiente manera: desde los altos mandos se exigían los muertos, los oficiales en algunos casos coordinaban con los paramilitares a quiénes asesinar, y luego legalizaban los falsos positivos mediante órdenes de operaciones falsas. Quienes ejecutaban los falsos positivos eran los suboficiales y la tropa. La explicación de que había “ruedas sueltas” que cometieron falsos positivos para cobrar recompensas de forma ilegítima no da cuenta de las dimensiones del problema. Si los falsos positivos se enfrentaran en sus justas dimensiones, tambalearía la institucionalidad, y por eso el problema sólo se trata desde abajo y por los lados, no de frente.

El general Mario Montoya y el coronel Édgar Iván Quiñones Cárdenas (quien fue mayor cuando Guevara era capitán, y es hoy el subcomandante de la Novena Brigada del Ejército), son los más salpicados por el ex capitán en su testimonio. Mario Montoya tiene investigaciones abiertas pero desconozco si el coronel Quiñones también. Hasta el momento el coronel Édgar Iván Quiñones Cárdenas no se ha pronunciado sobre la entrevista, ni sobre la acusación de haber legalizado el falso positivo que el ex capitán Guevara Cantillo confiesa ante cámaras haber cometido, al tiempo que expone toda la documentación.

El motivo por el que los falsos positivos se detuvieron de un momento para otro fue porque se dio la orden de frenarlos. Si no hubiera complicidad a todo nivel la orden no se habría acatado tan rápidamente por los distintos mandos. Las “ruedas sueltas” habrían seguido operando como si nada, pero esto no fue lo que sucedió.

 

Twitter: @santiagovillach  

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Santiago Villa

Qin: los reinos combatientes

El pésimo servicio de Electrolux

La centralidad o no de las víctimas

La justicia y la guerra

La (aciaga) desaceleración de China