Por: Columnista DATAiFX

Política monetaria: alta incertidumbre

En medio de la turbulencia internacional es importante preguntarse cuánto se está deteriorando la actividad en Colombia.

En general se consolidan dos trimestres de desaceleración, aunque el crecimiento anual se mantiene en niveles altos para el promedio histórico (cerca de 4,4%).

Este menor ritmo de crecimiento está en línea con la política monetaria menos expansiva del Emisor para evitar presiones inflacionarias. Hoy en día la economía se encuentra cerca de su estado neutral, con un PIB cerca del potencial, inflación cercana al punto medio del rango meta y una tasa de interés real de referencia cerca del 2%.

A pesar del estado macro neutral, la industria consolida varios trimestres de bajo dinamismo y el consumo de los hogares parecería desacelerarse más rápido de lo previsto.

En este contexto se debe tener en cuenta que, ante un mayor deterioro internacional, Colombia cuenta con espacio en política fiscal para realizar política contracíclica. Así mismo, la baja inflación reciente ha ampliado la flexibilidad que tendría el Emisor para optar por una instancia de política más laxa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que aspectos como los precios de vivienda y el déficit de cuenta corriente están en niveles altos y podrían no reducirse rápidamente en el evento de una desaceleración mayor de la economía. Adicionalmente, aunque el consumo y el crédito se han desacelerado, vienen de una base de comparación muy elevada.

Así es como, sin dejar de pensar en la coyuntura, se deben considerar y ponderar los riesgos a la estabilidad macroeconómica de largo plazo en el momento de evaluar la política monetaria más adecuada.

* Ricardo Bernal, analista de Serfinco.

Buscar columnista