Por: José Roberto Acosta

Políticas encontradas

Mientras el Banco Central Europeo manifiesta sus preocupaciones sobre un aumento de la inflación, alimentada por el precio mundial del petróleo y demás materias primas, y piensa en frenar su holgada política monetaria para desactivar las crecientes expectativas del mercado sobre este fenómeno, la Reserva Federal de Estados Unidos lo considera transitorio y mantiene su inyección, sin precedentes, de dinero al mercado...

Mientras el Banco Central Europeo manifiesta sus preocupaciones sobre un aumento de la inflación, alimentada por el precio mundial del petróleo y demás materias primas, y piensa en frenar su holgada política monetaria para desactivar las crecientes expectativas del mercado sobre este fenómeno, la Reserva Federal de Estados Unidos lo considera transitorio y mantiene su inyección, sin precedentes, de dinero al mercado. Alguno de los dos está equivocado. El dólar se desplomó y el euro tocó máximos anuales.

Dos direcciones de política diametralmente opuestas: una comprometida con el crecimiento, por encima de la estabilidad, y la otra, todo lo contrario. En Colombia pareciera estar dándose paso a una tranquilidad sobre la inflación, pero cabe resaltar que este indicador, sin tener en cuenta los alimentos, sí subió 0,2%, acercándose al 3% anual, donde cualquier alza de alimentos empezará a golpear estadísticamente más duro. No se puede bajar la guardia, y aunque se abre margen de maniobra para enfatizar los esfuerzos en el crecimiento, el perverso efecto de la inflación sobre los asalariados se debe controlar.

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta