¿Cuáles son las razones de la movilización?

hace 12 horas
Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

Popayán: cero y van tres

Por tercera vez el alcalde de la muy noble Popayán es retirado del cargo, hecho insólito y sin precedentes en una ciudad que no se merece esta vergüenza. Según me dicen, la primera vez fue por un contrato interadministrativo que quedó mal contratado.

Ello le significó que lo encanaran —hoy se llama detención intramural— y lo pusieran a comer con campana, hasta que por esas artes de birlibirloque salió libre y retornó a su despacho como “si’na”. Lo había reemplazado ya el ingeniero Orobio, llamado cariñosamente “el Breve”, porque el pichón tan solo le duró un día.

Pues ni bien había recalentado el solio cuando otra vez la Procuraduría lo retiró del cargo y de nuevo el ingeniero Orobio se reposicionó en ese despacho con vista al Parque de Caldas en donde, dice Paloma Valencia, descansan los restos de don Quijote de la Mancha.

Pero de nuevo el exalcalde fue restituido y otra vez el ingeniero Orobio le hizo honor a su brevedad, pues no alcanzó a completar las 36 horas rigiendo los destinos de la ciudad procera y debió regresar a Cali en Tax Belalcázar.

Yo pensaba que hasta ahí había llegado esta opereta, cuando me entero de que por tercera vez César Cristian Gómez es suspendido, en esta ocasión por participación en política en favor de la candidata de sus entrañas, una preclara payanesa de apellido Joaquí o algo así.

Pero sucede que dicha suspensión es por tres meses y apenas le restan dos meses y medio de su malogrado mandato. O sea que por ahí se puede prender para volver, volver, volver, aunque cuentan que el ingeniero Orobio no da brazo a torcer y está en la terminal de pasajeros de Cali listo a coger un Transur, a la espera del guiño del gobernador de los caucanos que tiene que tomar tan delicada decisión. Pero “el Breve” ha jurado que, así la tercera sea la vencida, no le jala más a esta jugarreta.

Mientras tanto, Popayán es un caos por donde se le mire, invadida, vida mía, por el narcotráfico y el microtráfico, la inseguridad y la violencia, la corrupción y la politiquería, los indígenas, los venezolanos y ahora hasta los ecuatorianos…

886473

2019-10-18T00:00:54-05:00

column

2019-10-18T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Popayán: cero y van tres

25

2234

2259

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Los retos de Trujillo y Blum

Palo porque bogas...

Resguardos vs. narcotraficantes

¿Estamos preparados?

Las barbas en remojo