Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

Popayán se llena de sabor

De nuevo y desde hace ya 16 años, la Ciudad Blanca deleita los paladares más exquisitos con su Congreso Gastronómico, que reúne miles de comensales entre los que se destacan cientos de estudiantes de gastronomía, turistas de todas partes del país y muchos del exterior, y todo ese mundo de la más alta y refinada cocina.

Pese a las vicisitudes que afrontan el departamento del Cauca y su propia capital, no ha sido posible que se desfallezca en este esfuerzo que junto con la Semana Santa constituyen los dos pilares más importantes de la antes llamada industria sin chimeneas y que hoy hace parte de la apuesta del presidente Duque, con la llamada economía naranja.

El crecimiento turístico del país en los últimos años ha sido vertiginoso y se espera que este año alcancemos cerca de un 30 % con relación a los años 2016 y 2017, y Popayán y el Cauca ya se están beneficiando de esta espiral. Incluso por los lados de la Gobernación se escuchan vientos de cambio y propuestas audaces para mostrar esa otra cara de un departamento rico en paisajes y parajes, historias y relatos, climas excepcionales y unas riquezas naturales que vale la pena conocer.

En esta oportunidad, la región y el país invitados al Congreso son el departamento de Nariño y Suiza; como ya es tradición, estarán las rechupetudas cocinas ancestrales en el Parque de Caldas y no faltarán la música, las artesanías, los chefs invitados, las conferencias, las catas y, si me permiten, las temibles “lenguas popayanejas” en los conversatorios que despluman y no dejan títere con cabeza, amén de un merecidísimo homenaje póstumo a la historiadora Soffy Arboleda, papisa gourmet que harta falta nos hará.

De esta manera, una idea que tuvo Guillermo Alberto González, a quien le dijeron que se trataba de una locura y cuya posta tomó su hijo Enrique, este fin de semana será una perfecta oportunidad para echarse el viajecito y darle gusto al insuperable placer de comer bien.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Una vía nacional

Obispos violando monjas

El Valle manda en los gremios

Del Cauca viene un carro cargado de...

El Cauca, el Cauca, el Cauca