Por: Columnista invitado

Por el poder de Grayskull

Charly García lo dijo en una de sus canciones: “Los amigos del barrio pueden desaparecer.

 Los cantores de radio pueden desaparecer. Los que están en los diarios pueden desaparecer. La persona que amas puede desaparecer. Pero los dinosaurios van a desaparecer”.

Los dinosaurios, así sean los más grandes y poderosos, también van a desaparecer y no debemos olvidarlo. En un mundo donde el tener poder a veces se cruza y se confunde de manera errónea y sorprendente con la inmortalidad, donde el exceso de poder de los gobernantes y de los empresarios puede llegar a colindar de forma equivocada con el maltrato a la gente, vale la pena reflexionar.

He visto transitar tantas personas embriagas de poder en sus mentes y de sentirse con el derecho divino para irrespetar a los seres humanos en sus relaciones cotidianas y laborales.

La vida nos lo recuerda cada día. Nadie es indispensable en este mundo y todos vamos a desaparecer. Los negocios seguirán con nosotros o sin nosotros, los países continuarán con nosotros o sin nosotros. La vida se dará con nosotros o sin nosotros. Los cementerios están llenos de indispensables, están llenos de dinosaurios.

Los presidentes de las compañías van a desaparecer. Los fundadores de las empresas pueden desaparecer. Los presidentes de los países pueden desaparecer. Por el poder de Grayskull, tengamos siempre presente que la vida es nuestra gran maestra. La que nos recuerda cada día que aprender a vivir es aprender a ser vulnerables.

Esto sin duda nos ayuda a marchar con humildad por el camino de la mortalidad.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

La basura

El pulmón del planeta se está quemando

Remar para el mismo lado

El hambre no importa

Dosis de aprovisionamiento