Por: Felipe Zuleta Lleras

Por encima de la ley

NO VOY A DEFENDER AL GOBERNAdor del Valle, Juan Carlos Abadía, frente a la decisión de La Procuraduría de destituirlo e inhabilitarlo por 10 años.

El funcionario intervino en política y la consecuencia no podía ser diferente. Sin embargo, creo que esta medida del Procurador tiene más de política que de jurídica, pues si la reunión del Gobernador con los alcaldes del Valle y el candidato Arias se hizo a instancias del Presidente de la República, como lo confesó el padre de Abadía, lo coherente hubiera sido que el Procurador oficiara a la Comisión de Absoluciones para que procediera a investigar al Primer Mandatario por haber intervenido en política. Percibo este fallo como un intento del Procurador de tornar en “decente” su cuestionada gestión.

Son tantas las veces que Uribe ha intervenido en política que hasta el propio Absolvedor General de la Nación le ha mandado tres cartas advirtiéndole sobre su indebida conducta. Y, como es obvio, no pasa nada, porque en este país ha hecho carrera la perniciosa idea de que el Presidente está por encima de la ley.

Es claro que en el Estado de Derecho nadie está por encima de la ley, así Uribe y su gente crean que sí. El mismo candidato Santos ha nombrado en su campaña a un gerente procesado penalmente y eso no le importa a nadie, como tampoco les importó entrar a territorio extranjero para delinquir, disfrazando su conducta en una “acción de Estado”.

Estoy convencido de que tanto Santos como Uribe van a tener que comparecer tarde o temprano ante la justicia ecuatoriana por la comisión de delitos en ese país. Cómo así que Uribe y Santos no son extraditables, como si para ellos no existiera la ley penal, ley penal que tarde o temprano los pondrá en frente de los jueces ecuatorianos y de los magistrados de la Corte Penal Internacional por los mal llamados falsos positivos y por la extradición de los comandantes paramilitares a los EE.UU.

Uribe lo sabe y por eso ha mandado a su viceministro de Justicia a Washington para que se les rebajen las penas a los paramilitares con la finalidad de traerlos a Colombia lo más pronto posible para que respondan por sus crímenes de lesa humanidad. Pues también debe saber Uribe que al haber extraditado a esta gente le abrió la puerta a la Corte Penal Internacional.

Conviene que recordemos que el ex presidente Fujimori está preso por mucho menos, pues a él lo procesaron por la masacre de 28 personas y las interceptaciones ilegales.

Uribe y Santos tienen sobre sus hombros el asesinato de más de 2.000 muchachos, asesinatos éstos que ambos han tratado de esconder por todos los medios acudiendo, como es su usanza, al expediente de la mentira disfrazada de verdad. Ya veremos que tarde o temprano ellos tendrán que responder. Y en eso estamos empeñados cientos de personas que creemos que los falsos positivos no pueden quedar en la impunidad.

~~~

Notícula: La protección de Antanas Mockus por cuenta del general Óscar Naranjo de verdad tranquiliza mucho.

202150

2010-05-08T23:00:00-05:00

column

2010-05-08T23:00:00-05:00

ee-admin

none

Por encima de la ley

20

3079

3099

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Una peligrosa bomba de tiempo

Las “cagaditas” de Macías

El culo de Ivanka y la mezquindad

El cartel de “Márquez”

El ingrato oficio del presidente