Por: Felipe Zuleta Lleras

Por la puerta de atrás

¿QUÉ TIENEN EN COMÚN LOS EX ministros  Luis Fernando Ramírez y Luis Carlos Valenzuela (El Chiqui) con alias El Indio y con Fritanga? Pues nada más ni nada menos que un juez que los favoreció a todos mediante decisiones ilícitas investigadas por la justicia.

Ya habíamos contado en otra columna que el entonces juez quinto penal municipal Luis Eduardo Beltrán Farias, había  beneficiado —con una cesación de procedimiento ilegal— a los ex ministros en el proceso que se les seguía por el delito de uso indebido de información privilegiada. Este juez, hoy condenado por varios delitos, se ha negado a comparecer a una audiencia de imputación de cargos por el delito de prevaricato por haber dictado la providencia en la que sacaba —el 6 de marzo de 2009—  a los ex ministros del proceso penal por la puerta de atrás.

Esta decisión del juez quinto fue revocada por la juez 50 del circuito quien llamó a juicio a los ex ministros. Éstos, a su vez, en un acto legítimo pero controversial, decidieron pedir que les declararan la prescripción del proceso penal porque ya ha pasado el tiempo para que el Estado los pueda investigar.

Y obviamente no deja de parecer extraño que ellos hubieran renunciado a la prescripción en febrero 26 de 2008, y cuando ya se ven frente al juicio, acudan entonces a pedir, ahora sí, la prescripción. Resulta insólito que dos personas dedicadas a manejar una prestigiosa empresa de banca de inversión, llamada Sumatoria, en donde la confianza es fundamental, salgan de un proceso penal por prescripción y no porque hayan demostrado su inocencia en la etapa del juicio.

Este caso, que hubiera sido emblemático por tratarse de un delito que fundamentalmente tiene que ver con información privilegiada, acabó resuelto para los ex ministros en virtud de una prescripción, lo que a mi juicio no los deja bien parados.

Por supuesto que ellos, como cualquier otro ciudadano, tienen el derecho a ejercer ese recurso ante la ineficiencia de la justicia que fue incapaz de procesarlos dentro de los términos de ley. Y ni qué hablar de este juez corrupto que ahora, mediante maniobras indebidas, no se ha dejado imputar los cargos por prevaricato, precisamente por haberle concedido a los ex ministros una cesación de procedimiento fraudulenta. Definitivamente en este país la justicia es para los de ruana, pues es claro que en este caso específico no operó para estos ex ministros y prestigiosos banqueros.

~~~

Notícula: El grado de sofisticación mostrado por las FF.MM. y de Policía en la operación que felizmente concluyó con la muerte del Mono Jojoy nos hace sentir orgullosos. Personalmente me alegré con la muerte de este criminal, pues fue él quien me hizo asilar por casi ocho años alejado de mis familiares y amigos. En buena hora por nuestras Fuerzas Militares. A ver si Alfonso Cano y los otros entienden que van a vivir como ratas hasta que los cacen. Empezó bien el gobierno de Santos frente a la guerrilla.

Twitter: @fzuletalleras

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

No se meta con la loca

Estudien, vagos

La legalización de la marihuana

Corrupción en la agenda

Populismo barato