Por: Hernán Peláez Restrepo

¿Por qué?

Resulta fácil pedir, pero difícil obtener las respuestas a las peticiones. Admitiendo esa realidad, hoy expongo varias inquietudes que se “cocinan” en nuestro fútbol.

¿Por qué cuando un director técnico resulta campeón con su equipo, en la mayoría de las veces prefiere alejarse? Para este interrogante tomo el caso del Júnior de Barranquilla. Técnicos campeones como Piscis Restrepo, Cheché Hernández, Diego Umaña y el mismo Julio Comesaña se marginaron después del éxito.

El jefe familiar, Fuad Char, se reúne con sus hijos e inicia una evaluación de cara a la siguiente temporada, sabiendo que se darán aumentos salariales en nómina, premios y los compromisos internacionales, en los que los ingresos serán mayores y las exigencias también.

Ahí se pulsan opiniones disímiles. Que siga o no el técnico. Traer refuerzos de categoría, dar salida a otros. Y en medio de eso, quien menos tiene voz es el técnico. Quizá por eso este prefiere analizar y decidir.

El caso del chileno Matías Fernández es el ejemplo. El jugador vino y aún no responde como se esperaba y fue, no digo capricho, sino imposición de don Fuad. Aclaro que la intención era sana y la realidad resultó otra.

Es admisible que la obligación del campeón es diferente a la de aquel equipo que ocupó el segundo o tercer lugar.

Un documento firmado por 1.140 jugadores profesionales (hombres y mujeres) fue presentado por Acolfutpro hace unos 15 días a la Federación y Dimayor, solicitando una reunión para expresar inquietudes válidas sobre el desarrollo del fútbol profesional, mejores calendarios, más coherentes en el sentido de trabajos más racionales, en tiempo y descanso. Y repasar de paso el funcionamiento del Estatuto del Jugador. Los futbolistas lo hacen esperando una respuesta para mejorar su labor.

Es preciso admitir que en este 2019 el torneo concluirá el 8 de diciembre, con lo cual mejora el período de vacaciones para los futbolistas. No debe interpretarse esta propuesta como una acción de presión, sino más bien de concertación y adornada de detalles para mejorar.

Me quedan algunos por qué sin respuesta. ¿Cuándo la Federación va a reglamentar y ordenar el oficio de los directores técnicos? ¿Cuándo se conocerá el pliego de requisitos para ingresar a un escalafón de técnicos? Ya los árbitros gozan de ese ordenamiento en su profesión.

Los equipos en general tienen también un interrogante: ¿por qué aún no se reciben ayudas económicas de los derechos de televisión internacional, si es que los hay?

882205

2019-09-21T22:00:00-05:00

column

2019-09-21T22:00:01-05:00

[email protected]

none

¿Por qué?

11

2705

2716

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Gustaron

Esos son

“Jogo bonito”

Ludopatía

Realidades