Por: Enrique Aparicio

¿Por qué hay musas y no musos?

Desde el punto de vista de seres pobladores de este planeta, nosotros los hombres fuimos creados con un cerebro casi vacío, por eso se explica nuestro trato con el sexo opuesto. En las conversaciones cuando se trata de quién tiene la razón, la fuerza del muy macho trata de imperar en los argumentos. Nuestros gritos, gruñidos y lenguaje no tienen nada que envidiar al eslabón perdido. Nos encontramos ante todo faltos de recursos, de ahí que la violencia de género sea el resultado de nuestra poca habilidad para negociar.  Lo primitivo se nos da con gran soltura, pues así somos.  Es decir, llenos de reacciones primarias. 

A través de la historia de artes como la pintura, queda claro el predominio de nuestro ego. Si echamos para atrás unos 400 años en la línea del tiempo, en los 1600 los grandes artistas holandeses del Siglo de Oro ya comenzaban a abandonar el tema religioso y escogían su trabajo, en buena parte, por el billete. Se hicieron muchos retratos de los señorones de la época, quienes en su afán de enaltecer su figura y grandeza se hacían pintar por los mejores artistas. Sin embargo, no son nada comparados con las obras (ver YouTube) en que aparecen mujeres. Ellas inspiran y alimentan la imaginación. Sus sonrisas, sus líneas sensuales, sus expresiones de angustia o felicidad trasladan a su creador a universos plenos de emociones. 

Por el contrario, los que representan a algún hombre importante tienen menos sex appeal que un cuadro de un florero. 

Hace poco estuve en la exhibición “Maestros holandeses del Hermitage”. De San Petersburgo trajeron a Ámsterdam 63 trabajos de grandes pintores como Rembrandt van Rijn, Frans Hals, Gabriel Metsu, Jan Steen y el resto, comprados hace muchos siglos por zares rusos y su correspondiente nobleza, comenzando por Pedro el Grande, zar de Rusia desde 1682 hasta su muerte en 1725.  Por primera vez se muestran en Holanda estas obras de un valor sin límite.  El privilegio de verlas todas juntas es una oportunidad única y difícil de repetir.

En el YouTube me concentré especialmente en mujeres que vi en la exhibición y que me llevaron a hacer este artículo. Son las musas que guiaron a cada pintor para su obra. Eso nunca lo podría producir un muso. ¡Que viva la gran diferencia!

La exposición estará abierta hasta el 27 de mayo de 2018.

YouTube: https://youtu.be/NmbPYsob4Ps

Que tenga un domingo amable.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Enrique Aparicio

El dolor

Parece que mi novia es una bruja

Mis mujeres en blanco

Los mendigos del mar

El palacio del sultán, la marioneta y mi hija