Por: Uriel Ortiz Soto

“Por qué no te callas”… “Sea varón”

Cuando el presidente Chávez, se siente acorralado por sus atípicas medidas, las emprende contra Colombia. Últimamente le ha dado por decir que la inseguridad que se vive en Venezuela, es exportada desde nuestro País. Qué ignorancia y qué forma de lanzar juicios al viento sin medir las consecuencias de impacto internacional, que se devuelven en su contra.

Si hacemos un análisis semántico del contenido de las dos frases lanzadas al presiente Chávez, en diferentes escenarios internacionales, primero por el Rey Juan Carlos, de España; y segundo por el presidente Álvaro Uribe Vélez, de Colombia, respectivamente, nos damos cuenta que guardan estrecha relación y concordancia en su significado. Por la dignidad, prudencia y mesura de quienes se las endilgaron, le dieron la vuelta al mundo y colocaron al polémico personaje como un elemento pendenciero y disociador.

Definitivamente el presidente Chávez es un incorregible. Piensa y actúa en nombre propio sin importarle la comunidad nacional, e internacional. Se cree la reencarnación del Libertador Simón Bolívar y el enviado de Dios. Sus decisiones, las toma unilateralmente, después de leer el pensamiento de su  cerebro inspirador, álgido y sombrío,  Canciller Nicolás Maduro, que como ave de mal agüero lo sigue a todas partes y lo secunda en sus delirios y aventuras, de las cuales sus gobernados se sienten ultrajados y se horrorizan constantemente.

De acuerdo a como están avanzando las cosas, después del último altercado con el presidente Uribe, que dio origen a la conformación de una comisión de gobiernos amigos para destrabar las relaciones  entre ambos países y que el presidente Fernández, inició su periplo conciliador  por Colombia, y posteriormente se frustró con Venezuela ante la peregrina disculpa del canciller Nicolás Maduro, en el sentido de que la gestión de buena voluntad estaba fuera de contexto y de la agenda del gobierno del presidente Chávez; no tenemos más que resignarnos y aceptar que con tan polémico personaje, no hay amistad, ni vía diplomática, ni mediación internacional que valga. Su permanencia en el poder queda en manos del pueblo Venezolano, que debe manifestarse a través  de las vías democráticas en las elecciones legislativas del mes de septiembre y de las presidenciales del 2012, si es que antes no ocurren hechos inesperados, dada la poca popularidad que actualmente ostenta con el descontento de sus gobernados.

Es que el presidente Chávez, con su forma de ser y gobernar, está construyendo a pasos agigantados el escenario para su propia desgracia. Su pueblo y la comunidad internacional son conscientes que padece de una esquizofrenia general, producto de sus continuos delirios para hacerse sentir y parecer al Libertador Simón Bolívar, que según sus íntimos amigos, lo venera y lo idolatra hasta la saciedad. Este tipo de personas no obran con criterio propio, actúan impulsados por el personaje de sus delirios que se ha posesionado de ellos desde los primeros años de su adolescencia.

Si Chávez, no cambia su forma de gobernar, es muy posible que las próximas elecciones sean el detonante, para que en las presidenciales, se le trunque definitivamente el sueño de gobernar por otros veinte años a su ya martirizado pueblo. Aunque niegue reconocerlo, con las impopulares medidas adoptadas en los últimos meses colocando la población civil prácticamente en estado de indefensión, o por no decir, en estado de sometimiento, se está ganando la apatía de las clases populares que tanto lo han secundado, pero, sobre todo de los medios de comunicación y de producción.

El estado de postración, el desempleo, el desabastecimiento de artículos de primera necesidad, el continuo razonamiento de los servicios públicos y la inseguridad que cunde por doquier, están haciendo de Venezuela un País invivible.

Desde luego, que ver las dos hermanas repúblicas transitando por los caminos de la solidaridad y el progreso es el deseo de todo el pueblo Colombo- Venezolano. Sin embargo, queda plenamente demostrado que con el presidente Chávez es totalmente imposible.  Su forma de pensar y de actuar nadie la entiende.  No olvidemos que su salida de la Comunidad Andina, fue unilateral; posteriormente en visita fugaz que hiciera a nuestro País, admitió que la organización subregional, había traído beneficios a todos los Países asociados, mostrando su deseo de regresar al seno de la organización.

Nadie puede garantizar que Chávez respete los compromisos y convenios bilaterales acordados. Debemos ser conscientes que en las varias veces en que se ha comprometido con Colombia, a los pocos días u horas inclusive, rompe los pactos sin ninguna consideración, acompañando sus descomedidos pronunciamientos con diatribas y toda clase de epítetos contra nuestro presidente. De paso cerrando las fronteras con Colombia que en gran parte abastecen recíprocamente una actividad industrial, comercial y generadora de empleos, construida bilateralmente desde las propias entrañas de nuestra gesta libertadora y que ningún gobernante puede llamarse dueño o promotor de dicho proceso.

[email protected]

[email protected]

Buscar columnista