Por: Mario Morales

¿Por qué nos quedamos ciegos?

DEBERÍA SER SUFICIENTE. EL SENAdor Rodrigo Lara, en entrevista a este diario, no pudo ser más contundente al acusar al Ministro del Interior de haberse ‘despachado’ el presupuesto nacional “para chantajear a los congresistas sobre la base de la inversión regional, condicionada al voto por el referendo”.

No menos escandalosa es la declaración a la Corte de Luz Yaneth Rojas Portilla, de ser la notaria 11 por cuenta del senador Alirio Villamizar, a quien además debía pagarle un porcentaje de utilidades y que sirvió como pista para hallarle cerca de $750 millones en efectivo al dirigente conservador, uno de los más férreos defensores del referendo y ahora en la mira por la ‘Cuello–Política’.

Dice Germán Vargas, a propósito de los persistentes rumores sobre la compra de votos pro-referendo en la Cámara, que él mismo los denunciará. Alertas en este sentido las han prendido miembros del Polo y del Partido Liberal, entre otros.

Para colmo el Gobierno y los legisladores afectos a la ‘Casa de Nari’, contagiados de un cinismo sin antecedentes, alardean diciendo que ya sedujeron a representantes de Cambio Radical o que ya ‘convencieron’ a un número suficiente de parlamentarios.

Esos alarmantes testimonios en un país serio serían la base de una investigación que involucrara a todas las instancias del Estado, darían lugar a un juicio de responsabilidades inmediato, pero especialmente originarían movilizaciones y manifestaciones de la sociedad civil para exigir el respeto por las instituciones y la ley, y por un mínimo de decencia.

Sólo se oyen algunas voces valerosas de opositores y magistrados, pero muy especialmente de estudiantes y ciudadanos del común en ferias y foros, tribunos del Estado de opinión, que le han hecho saber al presidente Uribe que no es bienvenido en una segunda reelección. El resto del país parece enceguecido por las dosis diarias de impunidad y de cinismo.

¿Por qué nos quedamos ciegos? Quizá, como responde el Nobel Saramago, no nos quedamos ciegos; tal vez estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven.

www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Fabricando el teflón

La verdad en vilo

Medidas efectistas

No cambiamos

¿Bienvenida a Duque?