Por: Tatiana Acevedo Guerrero

¿Por qué soy conservador?

POR ESTOS DÍAS EL PRESIDENTE DEL Partido Conservador, José Darío Salazar, insiste en su idea de "acabar" con los tres casos en los que el aborto es legal en el país.

El deseo de escarmentar mujeres a lo largo del territorio nacional puede ser sólo una estratagema para que el conservatismo ocupe las primeras páginas por algo más que los líos judiciales de Andrés Arias. Pero deja claro, en todo caso, que la Colombia que propone el Partido Conservador es una en donde, sobre todo, se castigue duro a mujeres que abortan. Es esta su línea programática y en ello gastan hoy todas sus energías.

Qué pena sentirían quienes amanecieron en vela ideando una nación y construyendo un partido. Pedro Nel Ospina, que imaginó un país con infraestructura y estructura tributaria modernas, o Esteban Jaramillo, que delineó la historia económica de más de dos décadas. U otros más polémicos como Laureano Gómez, que inauguró la lucha contra la corrupción, en el seno mismo de su partido, o Belisario Betancur, que aunque fracasó, invirtió años de su vida en pensar una solución negociada al conflicto.

Qué vergüenza para Carlos E. Restrepo, que en su posesión como presidente, en 1910 aclaró: “Soy católico, pero como jefe civil del Estado no puedo erigirme en pontífice de ningún credo, y sólo seré el guardián de las creencias, cualesquiera que sean, de todos los colombianos”. El mismo Restrepo que modernizó la constitución, evitó más de una guerra civil y creó la instrucción pública.

“¿Por qué es que soy conservador?”, deberían preguntarse los dirigentes de la colectividad, ya que están tan mal de agenda.

Para responder, recomiendo regresar a los clásicos. Abrir biografías, consultar anales del Congreso, leer las actas del partido que empastó en cuero azul Jorge Sedano. Dejar de sacudir el árbol del voto visceral (que se disputan con movimientos cristianos y con la senadora Jiménez) y buscar inspiración en sus copartidarios del pasado, que fueron infinitamente más modernos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

El personaje del año

Lo que pasó esta semana

Vasos capilares

Las justas proporciones

El testimonio del zancudo