Por: Patricia Lara Salive

¿Por quién votar?

EL DOMINGO RENOVAREMOS ESTE Congreso de vergüenza, con un tercio de miembros involucrados en parapolítica y corruptelas.

Por ello hay que doblegar la apatía y, según nuestras preferencias ideológicas, votar por candidatos honestos y comprometidos con el servicio a la comunidad.

Los hay competentes y honrados de todas las tendencias. Y hay corrientes que es indispensable apoyar, no sólo porque sus candidatos son buenos, sino porque su presencia en la política oxigena la democracia, aporta ideas modernas y sus nombres garantizan trasparencia. Por eso es clave ayudar a que sus listas para Senado sobrepasen el umbral de los doscientos mil votos y puedan convertirse en partidos, o no pierdan su condición de tales. En el primer caso está el movimiento Compromiso Ciudadano por Colombia, liderado por el ex alcalde de Medellín y candidato presidencial Sergio Fajardo, quien conformó una maravillosa lista. De ella conozco a Luis Eladio Pérez (N° 1), Germán Bula (N° 3), Juan Carlos Flórez (N° 7), David Sánchez Juliao (N° 11) y Héctor Pineda (N° 19), todos competentes, idóneos y buenos seres humanos.

En el segundo caso está el Partido de los Verdes, liderado por los ex alcaldes de Bogotá Lucho Garzón, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa, a quienes felicito por lograr, después de ser rivales, marchar al unísono en torno a una idea de país. Su problema es que los tres son tan buenos en su terreno (Lucho en el de beneficiar a los pobres, Mockus en el de desarrollar el civismo y la ética y Peñalosa en el de ejecutar los programas), que uno preferiría votar por el trío en la consulta interna que también se realizará el domingo. Cualquiera que gane la candidatura verde es bueno. Y su lista al Senado también tiene que apoyarse para que pase el umbral y el Partido Verde no pierda su personería jurídica. De ella, conozco a John Sudarsky (N° 8), intelectual honesto y competente.

Los liberales cuentan igualmente con opciones buenas. Conozco a Juan Manuel Galán (N° 1), Felipe Zuleta (N° 2), Juan Fernando Cristo (N° 4), Cecilia Balcázar (N° 19) y Piedad Córdoba (N° 100), todos honestos y capaces.

En la lista de Cambio Radical, partido liderado por Germán Vargas Lleras, hay dos a quienes recomiendo: Alfonso Valdivieso (N| 13), protagonista como fiscal general del Proceso 8.000, y Rodrigo Lara Restrepo (N° 9), quien renunció como zar anticorrupción porque no aguantó la presencia en este gobierno de personas cercanas a Pablo Escobar, el asesino de su padre.

En el Polo Democrático, principal partido de oposición, casi todos los candidatos son buenos. Los electores deben fijarse sólo en si ellos representan la tendencia radical o la de izquierda moderada.

De la Alianza Social Indígena conozco a Hernando Chindoy (N° 202), líder destacado en su comunidad, cercano a Fajardo.

Y hasta en las listas del Partido Conservador y de la U hay candidatos en quienes confío: en la goda, está el economista Juan Mario Laserna (N° 49), y en la de la U están Juan Lozano (N° 1) y Armando Benedetti (N° 7).

Entonces, votemos según nuestra tendencia política. Pero votemos bien para que, por fin, derrotemos el paramilitarismo, la corrupción y la politiquería.

 P.D.: Mi candidato a la Cámara está en el Atlántico y pertenece al Polo Democrático: es el psiquiatra Patricio García (N° 102). Para el Parlamento Andino votaré por la candidata del Polo, Gloria Flórez (N° 501). Y en la consulta interna les recomiendo que votemos por Noemí Sanín para que, por favor, ¡frenemos a Uribito!

Buscar columnista