Por: Uriel Ortiz Soto

Posconflicto y proyectos agroindustriales

Es preocupante que se esté acelerando el proceso de paz y luego no saber qué hacer con ella, los proyectos posconflicto su principal bastión, no se ven por ningún lado.

Para emprender proyectos posconflicto agroindustrializados, lo primero que debe hacerse es levantar el archivo de gestión documentaria con custodia, de tierras, en coordinación con el INCODER, sin este requisito, vanos serán los esfuerzos del gobierno, para lograr emplear una gran masa humana, que actualmente en calidad de desplazados y próximos reinsertados, no tienen proyecto de vida y que se aproximan a los siete millones de personas.

Es lamentable tener que decirlo, pero los archivos de tierras parecería que no tuvieran doliente ni le importaran a nadie, hasta hace unos meses estuvieron arrumados en una bodega húmeda propiedad del difunto Incora, sin que nadie se percatara de la importancia que representan especialmente en los actuales momentos en que se está hablando sobre el régimen de restitución de tierras para la población desplazada y reinsertada.

Si el gobierno no se pone al día en esta materia, puede estar absolutamente seguro que se le van a presentar muchos tropiezos en el futuro, cuando se llegue a la adjudicación de baldíos y restitución de predios, que otrora fueron tomados a la fuerza por los grupos guerrilleros y demás organizaciones que operan al margen de la Ley.

Uno de los principales factores del desplazamiento es precisamente la vulnerabilidad de los títulos, puesto que quienes fueron desplazados de sus predios, no los poseían, en cambió los delincuentes que lograron dicha posesión a fuerza de violencia, lo hicieron con pleno conocimiento de causa y luego en contubernio con funcionarios deshonestos, lograron “legalizarlos” falseando escrituras y certificados de libertad.

Esta labor corresponde básicamente al ministerio de agricultura y desarrollo rural, lo más indicado fortaleciendo las cadenas productivas y las alianzas estratégicas, ubicando el recurso humano frente a los diferentes procesos de desarrollo, con el fin de sacar los coeficientes sociales para cada caso en particular.

Antes de iniciar la tarea, lo primero que debe hacerse es levantar el inventario de tierras soportado con sus respectivos títulos, y buscar a través de un sistema documental el mayor aproximamiento posible para obtener las respectivas legalizaciones. Esta parte en nuestro concepto debe ser a través de un proceso de gestión documentaria, puesto que de seguir como vamos, siempre nos topamos con el tropiezo de la no adjudicación por falta de claridad de títulos en los predios.
Sin embargo, las veces que hemos propuesto estos proyectos, que e n gran parte son para la reivindicación de las áreas rurales, recibimos información que no existe personal lo suficientemente capacitado para desarrollarlo, puesto que deben ser funcionarios con vínculos en el sector rural y en lo posible de origen campesino, pero con formación universitaria.

Siempre hemos sostenido a través de esta columna que el gran aliado para obtener una paz firme y duradera, es logrando encausar al población desplazada y reinsertada con proyectos agroindustriales, hay que aceptar que los más de siete millones de desplazados por la violencia que actualmente pululan por las áreas urbanas de las principales ciudades, son esencialmente campesinos.

Son varias las organizaciones nacionales e internacionales, que estarían interesadas en adquirir productos agroindustrializdos mediante el sistema de agricultura por contrato, es decir, con aportes tecnológicos y económicos, para luego ser exportados de acuerdo con las buenas prácticas a los países de destino, sobre esto no se puede improvisar, para lograr los anteriores objetivos se requiere:

1º- Claridad de los títulos, en cabeza del propietario o tenedor del predio.
2º- Identificar el producto sujeto de demanda y encadenarlo con las alianzas estratégicas.
3º- Levantar la ficha técnica del producto
4º- Levantar el marco institucional del producto.
5º- capacitar el recurso humano frente a los procesos específicos de desarrollo
6º- Etapa de producción, selección y recolección
7º- Proceso de agroindustrialización
8º- Sistemas de empaques y embalajes
9º- Sistemas de conservación
10º Canales de comercialización.

Estos serían los principales componentes para lograr tener éxito en un proyecto productivo agroindustrializado posconflicto, mediante el sistema de agricultura por contrato.

Lo primero que va a exigir una empresa nacional o extranjera es la legalidad de los títulos de los predios donde se vaya a desarrollar el proyecto, puesto que de no ser así, se van a encontrar con un cúmulo de inconvenientes de tipo legal y las entidades financieras no van a arriesgar un capital que al final no va a ser retornable.
Cada uno de los 10 puntos señalados, que no son cosa del otro mundo para cumplir, tiene una serie de variables, que a medida que se va desarrollando el proyecto, van apareciendo, sin necesidad que estén sujetos a una agenda primaria.

Los proyectos agroindustrialzados, son de vital importancia en los mercados nacionales e internacionales, empezando por aplicar la agricultura orgánica o en últimas la agricultura limpia, con el compromiso a futuro de producirlos orgánicamente, debemos aceptar que si bien nuestros productos agropecuarios tienen buena aceptación, se hace indispensable darles un control de calidad de acuerdo a las exigencias de los promotores de la agricultura por contrato.

Si lográsemos evaluar el recurso humano frente a cada proceso natural de desarrollo, sería un primer paso fundamental, puesto que empezaríamos a entender que los conocimientos primarios no deben desaparecer, antes por el contrario hay que fortalecerlos.

La agricultura primaria, en los actuales momentos está mandada a recoger, sin embargo, ella conserva las bases para los proyectos iniciales de agroindustrialzación, hay que ser innovadores con los desdoblamientos de los respectivos productos, muchas veces ignoramos que mas allá de producir frutas por ejemplo, están los: jugos, mermeladas, concentrados y una gran cantidad de subproductos que van apareciendo con un poco de imaginación.

[email protected]
[email protected]

Buscar columnista