Precisión a una columna

El columnista Ramiro Bejarano afirmó en artículo del 22 de agosto pasado que el suscrito "no fue capaz siquiera de leer el comunicado en el que la Corporación que preside protestó por los ultrajes presidenciales al magistrado Yesid Ramírez".

Pues bien: en tal fecha me hallaba en comisión de servicio decretada por la Sala Plena de la Corte, por lo que correspondió al Vicepresidente leer el comunicado en nombre de la Corporación. Respetuoso de la libertad de expresión y del derecho a ser informado, procedo a precisar un hecho que pudo desinformar al lector.

 Mauricio González Cuervo. Presidente, Corte Constitucional.

 

¿Prosperidad cafetera?

En la celebración de los 50 años de la marca Juan Valdez, el presidente Santos anunció el erradamente llamado “Acuerdo para la prosperidad cafetera”, donde más allá de la retórica, propone fortalecer el Fondo Nacional del Café, mediante el aumento de la contribución parafiscal que pagan los sembradores del grano.

Que la propuesta venga del presidente Santos no debe sorprender, si se tiene en cuenta que  formó parte de la burocracia de la Federación sin haber nunca sufrido o conocido las realidades cafeteras, tan diferentes de las prósperas calles londinenses. Lo sorprendente es que los representantes de los cafeteros aplaudieron al unísono, como si la situación de sus regiones, empobrecidas por la revaluación, las inclemencias del tiempo, los altos precios de los fertilizantes y la falta de acceso a las entidades financieras permitieran amplios aportes para sostener burócratas desleales, que se han dedicado a importar café, y a especular con los precios mediante informes de producción mentirosos.

El discurso de ahorrar para cuando lleguen las vacas flacas lo han escuchado los cafeteros por décadas. Pero el Fondo siempre está descapitalizado, pues éste ha servido de caja menor a  proyectos de los gerentes de turno, a mantener los altos salarios de la burocracia bogotana, y nunca ha beneficiado al gremio, como sería su lógica parafiscal. Qué bueno sería que los representantes departamentales  exigieran la publicación de los estados financieros del Fondo Nacional del Café, demandaran que se explique a sus contribuyentes en qué han gastado lo  aportado, y que se muestre cuál ha sido el beneficio.

Demandamos de nuestros representantes departamentales que le digan abiertamente a sus electores, si están de acuerdo con tan aberrante propuesta del Gobierno Nacional, porque de ser así su desconocimiento   del estado de la producción del grano llega a tal punto que merecen ser castigados con votos en blanco en las próximas elecciones.

 Alexánder García Peláez. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna