Preguntas curiosas

El estilo independiente de El Espectador y la oportunidad que da a los lectores de manifestar inquietudes, es lo que lo hace preferible.

De tantas verdades y mentiras que oímos y vemos todos los días, queda en el ambiente la curiosidad de las siguientes preguntas:

1. ¿En la lucha del Gobierno contra la violencia sí habrá proporcionalidad entre las millonarias recompensas por información, captura o muerte de un bandido o terrorista (a lo que desde luego la Fuerza Pública está en obligación), con los limitados presupuestos para obras sociales?

2. Hace poco el programa de Caracol Televisión Séptimo Día dramatizó y mostró varios sitios de la capital, donde expenden y consumen libremente la coca y la marihuana. ¿Será que las autoridades no se dan cuenta?

3. ¿Será verdad que a gobiernos tan poderosos como el de Estados Unidos y algunos otros les es imposible controlar la demanda de la droga, o será que hay intereses particulares?

4. Según el periódico local El Nuevo Día (20-03-09), en extensa columna de Darío Ortiz, en Estados Unidos la droga se vende y consume libremente en cualquier comercio, universidad, etc. Si eso es real, ¿valen la pena tantos sacrificios en persecución de la droga en Colombia?

5. Hace ya algún tiempo, en la información tecnológica del periódico, leí que existen en Estados Unidos grandes avances científicos para manipular el cerebro de las personas. Si eso es cierto, ¿por qué no se aplica a los drogadictos en busca de una posibilidad de empezar a resolver el problema de la droga, y por qué en tanto tiempo no se ve nada novedoso o inteligente contra semejante mal?

 Severo Pacheco Pomar.  Ibagué.

Papa y condón

Atentamente me dirijo a ustedes para opinar sobre la posición del papa Benedicto sobre el uso del condón, pues no es que él lo esté prohibiendo rotundamente, sino que su actitud es la de orientar y aconsejar moralmente como pastor de la Iglesia Católica, pues no debemos tener una visión miope, inmediatista y conformista sobre dicho uso, sino ir mucho más allá de estos postulados para abordar el sentido y riqueza del ser humano, sus valores como la voluntad, libertad, prudencia, fortaleza y templanza, que se pueden educar y orientar en los seres humanos para sana convivencia.

La actitud de muchas personas actualmente es dar más prioridad al condón que al mismo ser humano. Hay que enseñarles a la juventud, a los adultos y niños que lo importante no es entregarse a la sexualidad desenfrenada, desorientada y mal educada. Otros piensan que la actitud del Vaticano hace fracasar económicamente a muchas empresas productoras de condones.

 Héctor Barón Ayala. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna