Por: Hernán Peláez Restrepo

Preocupación

La preocupación que nace después de ver la caída de la selección colombiana de mayores ante Ecuador, es relativa. ¿Por qué? Porque en los últimos cinco juegos, marcar un gol, uno solo, se ha convertido en un drama.

Y no es porque los delanteros que sí marcan anotaciones en sus campeonatos locales, llámense Hugo Rodallega, Dayro Moreno, Edixon Perea, Adrián Ramos o Falcao García, se anulen en este plan de juego.

Nunca, es cierto, nuestras selecciones se distinguieron por ser arrolladoras, pero es el momento de quitarnos de la cabeza aquello del empate como fin en un partido. Los técnicos, y Jorge Luis Pinto no es la excepción, siempre afirmaron que iban como visitantes a sacar un buen resultado, que no era cosa distinta de empatar. Pero para lograr una casilla al mundial es necesario ganar casi todos los puntos en casa y ser atrevidos en el exterior. Las matemáticas siempre nos condenaron en los últimos mundiales, nos quedamos en la puerta de la clasificación.

El equipo como tal, sólo dispuso de unos pocos trabajos individuales aceptables. Estiven Vélez, contrario a lo que se venía viendo en el Nacional, jugó bien, lo mismo que Freddy Guarín, un poco Fabián Vargas y quizás Giovanni Hernández, aunque Pinto sigue sin decidirse entre él y Macnelly Torres. Esa duda atenta contra el funcionamiento del plan ofensivo, porque cuando ingresó Camilo Zúñiga, hubo más intención clara de llegar, sin traducirse finalmente en gol.

Y para colmo, el trabajo de Luis Amaranto Perea como lateral será bueno cuando lo haga en el Atlético de Madrid, no en la selección.

Y de paso, hay necesidad de trabajar en los lanzamientos de los penaltis. Si no tenemos gol en jugadas en movimiento, al menos aprovechemos estos cobros, que con ello hasta se puede empatar o de pronto ganar uno a cero, marcador favorito de la selección actual.

La preocupación la resumo así: no tenemos equipo, hay un grupo de buenos jugadores de club, divorciados del concepto de selección y el reinicio eliminatorio está apenas a dos semanas.

33890

2008-08-23T03:09:21-05:00

column

2008-08-23T22:00:15-05:00

ee-admin

none

Preocupación

13

2098

2111

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Siempre que llovió...

El caso James

Dos caras

Ilusiones

Los alumnos