Por: Carolina Botero Cabrera

Presidente, queremos estar en la comisión sobre vigilancia

La operación Andrómeda del Ejército Nacional evidenció que en Colombia se hace vigilancia de comunicaciones a civiles, amparada en argumentos de seguridad nacional y soportada por un marco jurídico que aprovecha vacíos y grises normativos y está lejos de ser garantista de los derechos civiles.

Es imposible mirar Andrómeda sin recordar las chuzadas del DAS o imaginar el potencial de “Gran Hermano” de los Estados en el siglo XXI (Snowden acaba de agregar a sus denuncias la afirmación de que EEUU sí tiene la capacidad de recabar todas las comunicaciones de Internet de un país, grabarla y procesarla). Aunque la solución más fácil es resignarnos al famoso “el que nada debe nada teme” y reconocer que estamos en una pecera, lo cierto es que el Estado debe responder a un marco legal de garantías ciudadanas en el ejercicio de sus funciones. No porque tenga el monopolio de las armas está legitimado para excederse en su uso, por ejemplo.

Andrómeda justificó que por fin el Presidente propusiera una revisión al marco jurídico de vigilancia en Colombia. Santos anunció que formaría una comisión de “alto nivel” que revise y proponga ajustes. Sabemos poco de esa comisión, sabemos que mostrará resultados pronto, que entre los países que asesoran está Israel y que, aunque inicialmente se planteó para revisar los límites de la función del Estado, una vez se conoció que el Presidente había sido chuzado se espera especialmente que mire la forma de garantizar la seguridad de las comunicaciones del propio Estado.

Israel es uno de los países que desarrolla y vende a otros países el software de vigilancia estatal más sofisticado. Como ciudadanos, ¿esto nos tranquiliza o preocupa?. Colnodo, Flip, DeJusticia y la Fundación Karisma le han pedido al Presidente un puesto para la sociedad civil en esa comisión. Creemos que no será “de alto nivel” si la sociedad civil no está representada. Se debe vigilar que se cumplan los principios internacionales de aplicación de los derechos humanos a la vigilancia de las comunicaciones.

Por favor revisen la carta en las páginas web de estas entidades y hagan eco de ella! (http://karisma.org.co/?p=3956)

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Hablemos de libertad sexual en internet

El futuro de la ciencia abierta

Censurar opiniones no es la respuesta