Por: Antonio Casale

Proceso

"Cuando niño preguntaba si el río llegaría algún día al mar. Una voz que andaba por ahí me dijo: tiempo al tiempo". Así comienza una de las más recientes canciones de Fito Páez, Tiempo al tiempo.

Según el diccionario esencial de la lengua española, proceso significa “acción de ir hacia delante”. En ningún lugar dice que los procesos implican tiempo para que el logro de objetivos aparezca. Lo cierto es que si hay una palabra que detestamos en el fútbol es esa, proceso.

Siempre que un equipo está en crisis los técnicos hablan de “proceso”, mientras todos entramos en cólera porque en estos tiempos no hay espacio para una dolorosa derrota que, al fin y al cabo, forma parte del fútbol y la vida. Lo cierto es que nos olvidamos fácilmente de las críticas al “proceso” cuando una aliviante victoria llega. Y así nos pasamos la vida, exigiendo resultados inmediatos para satisfacer a un mundo que no da tregua.

Es cierto que hay momentos que no aguantan procesos, como cuando el descenso acecha. También lo es que hay equipos que por su linaje e historia tienen menos margen de error y si los resultados no aparecen, la gente se enloquece. Los procesos requieren una estrategia clara en lo institucional y en lo deportivo. Sólo cuando se tiene la seguridad total de que esa estrategia es la indicada, vale la pena aguantar los procesos, el resto es mentira.

Los procesos se miden con resultados a mediano plazo y la tabla de la reclasificación muestra, en medio del pobre nivel en que estamos sumidos hace varios años por la falta de estrategia en el proceso general, que los equipos que han trazado un norte claro, están al frente.

Tolima, Santa Fe, Equidad, Júnior y Medellín son los equipos que, en lo deportivo, mejor hacen las cosas hace ya varios años y, no es coincidencia, la tabla los muestra como los mejores.

Ellos tienen nóminas base hace varias temporadas que apenas requieren algunos retoques. Algunos han cambiado de técnico, pero la idea de proceso ha seguido. A pesar de los tiempos difíciles sus nóminas se adecuan a la situación económica y de ellos, sólo Santa Fe presenta algunos atrasos en los pagos. Los cinco han pasado momentos difíciles, pero se han mantenido en su idea deportiva e institucional. Tolima, Santa Fe y Equidad no han salido campeones, pero casi siempre están en la parte alta y seguro el título está más cerca para ellos que para los demás.

La tabla no miente. Nunca es tarde para trazar una estrategia. Y dos o tres años no es mucho tiempo si el objetivo del proceso está claro. Es terrible tener que esperar, pero una voz que andaba por ahí me dijo: “Tiempo al tiempo”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Con miedo, sin miedo

La Copa Davis y Twitter

La ex de mi amigo

Sueños cumplidos pero...

Salida indecorosa, futuro incierto