Programa de reforma a la educación media

Noticias destacadas de Opinión

Los grados 10° y 11° necesitan que el Sena reviva los CASD como centros de apropiación tecnológica.

Para algunos, la educación media es el problema porque no está cumpliendo bien sus funciones, fundamentalmente de preparación para la educación superior (el tránsito inmediato es del 38,7 %, datos de 2018) y para el trabajo sin formación adicional (al menos un porcentaje de ese orden).

Una manera matizada de ver el problema es que, además, la educación media sufre las consecuencias de las fallas de la primaria y la básica secundaria. Corregir a los 14-15 años los efectos de nueve años de educación de regular calidad es muy difícil.

Reformar los grados 10° y 11° en sí mismos no basta. El marco más amplio que suscribo es el siguiente: i) preescolar “obligatorio y universal” desde los tres años, como en Francia; ii) 12 años de escolaridad, como en muchos países desarrollados, y iii) bachilleres a los 18 años, ídem.

Se han considerado tres opciones para ampliar la escolaridad en un (1) año: después de grado 5°, de 9° o de 11°. Mi punto de partida en la conversación es que se agregue el nuevo grado a la básica secundaria y se mantenga la media en dos años.

El marco amplio de política educativa que suscribo contiene otra diferencia con la realidad: el rol de la educación media de preparación para el mercado laboral no debe implicar la “especialización” prematura en trabajos mecánicos, pues esto reproduce la desigualdad.

Necesitamos que la clase dirigente no piense que la “media técnica” es para los pobres y los menos talentosos, sino que esta debe formar competencias generales para el trabajo y permitir comprender los fundamentos prácticos de muchas tecnologías productivas.

En otras palabras, el Sena podría transformar su articulación con la media técnica retomando y elevando la idea de los antiguos CASD (Centros Auxiliares de Servicios Docentes), que ofrecían laboratorios y talleres que despertaban el interés y la imaginación de los estudiantes.

La diferenciación de la media requeriría: i) comenzar la orientación vocacional (proyecto de vida) en grado 8° (que es previa y distinta a la socio-ocupacional); ii) finalizar la básica secundaria con una prueba Saber reformulada como requisito de promoción que ayude, además, a la decisión individual de cuál modalidad de media seguir, y iii) finalizar la media con una prueba muy distinta de Saber 11, que evalúe la media y no toda la secundaria.

La media no sería una continuación de la básica secundaria con carga adicional para el estudiante, como ahora, sino currículos diferentes y concentrados, con clases en el colegio, en los “CASD” o centros de apropiación tecnológica del Sena y en instituciones de educación superior, horarios flexibles y poco uniforme colegial.

Tanto egresados de la media académica como de la técnica aspirarían a la educación superior (de la segunda, probablemente más a ingenierías). Una educación media de calidad pondría al egresado en capacidad de adquirir en corto tiempo (dos o tres meses) certificaciones de competencias equivalentes a las del técnico laboral, y no solo una sino varias, por los fundamentos aprendidos.

Es decir, esta vía de reforma haría que la media contribuyera más y mejor al tránsito al mercado laboral, sin estrechar los horizontes de vida de tantos jóvenes. La productividad y la movilidad social se verían mejor servidas. Se presionarían, de paso, mejoras en calidad en la postsecundaria “técnica y tecnológica”.

Naturalmente, se necesitaría más y mejor gasto fiscal (se puede comenzar por esto último), más psicólogos y trabajadores sociales en los colegios (no hay), más calificación docente, más transporte escolar, más articulación institucional, un gran compromiso del Sena. Y, sí, más cobertura, pero lo menciono de último porque el dato preocupante de la tasa de cobertura neta (44,5% a 2018) tal vez esconda una realidad menos dramática.

Otras alternativas son seguir como venimos o probar cómo sería una reforma educativa del populismo.

@DanielMeraV

Comparte en redes: