Por: Columna del lector

“Pueden jugar los dos”

EL PRÓXIMO MARTES EL Real Madrid se enfrentará en los cuartos de final de la Champions League a su gran verdugo en el último tiempo: el Atlético de Madrid.

Un duelo no solo por ganarse un lugar en las semifinales de su competición preferida, sino también para establecerse como el amo y dueño de la capital española. La pregunta es: ¿Será que lo podrá lograr?
 
Quizás la respuesta esté en el once inicial que decida poner Carlo Ancelotti. El técnico del equipo merengue, ante la pregunta si contra al Atlético iba a jugar James Rodríguez o Isco, respondió: “pueden jugar los dos”. Pero claro que sí, Carlo, por supuesto que pueden jugar los dos. Sería sublime, mágico, perfecto.
 
Lo contradictorio de la declaración de Ancelotti es que el técnico italiano ha afirmado repetidamente que el tridente de ataque conformado por Bale, Benzema y Cristiano es intocable, que mientras estén en óptimas condiciones físicas, siempre van a jugar. El problema es que para que jueguen James e Isco juntos, uno de los integrantes de la famosa BBC tendría que ir a ocupar una silla en el banco de suplentes irremediablemente.
 
Las veces que el equipo blanco ha jugado con el 4-4-2, en un medio campo conformado por Kroos, Modric, Isco y James, es cuando ha demostrado su mejor versión. Con ese sistema táctico y esos intérpretes, el Madrid tiene el control de juego mediante la tenencia del balón y un gran repertorio de pases para los dos delanteros, ya sean Cristiano y Benzema o Cristiano y Bale.
 
Uno de los puntos más importantes tiene que ver con el aspecto de defensivo. Con los cuatro medios será muy difícil que el equipo se parta, por lo tanto se notará un equipo absolutamente compacto y los defensas se verán mejor respaldados. Mientras que en el 4-3-3, los medios tienen que multiplicarse por todo el campo, ya que la BBC no colabora en defensa. El desgaste de los tres medios es muchísimo, por lo que no es fácil mantener una alta intensidad durante los 90 minutos, además de que tienen menos posibilidades de mostrar todo su talento ofensivo. Con las obligaciones defensivas repartidas entre cuatro y no entre tres, Isco y James van a tener mucho más oxígeno y libertad para mostrar toda esa magia que ya les conocemos.
 
Pero consecuente con sus declaraciones anteriores donde dijo que la BBC es intocable, las únicas veces que Ancelotti ha puesto a jugar juntos al colombiano y al malagueño es cuando alguno de los de la BBC no ha podido estar por alguna lesión o por una suspensión. Ninguno de esos dos escenarios se presenta para el enfrentamiento del próximo martes, entonces, ¿qué harás, querido Carletto?
 
Roberto Bermejo

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columna del lector

Que impere la fuerza del Estado