Por: Harry Sasson

¡Qué buena papa!

Como homenaje al tubérculo, esta receta que permite disfrutarlo de manera alternativa.

Hablemos sobre la papa, uno de los pilares fundamentales en la alimentación, no ya de Colombia, sino de la humanidad. Dicen que los peruanos suman en su inventario unas cinco mil clases de papa con las que preparan muchos de sus platos , como la causa, la papa a la huancaína o la papa rellena. Imaginen la cantidad de tamaños, formas, colores y texturas.

Ahora que los Londres y sus Olímpicos andan de moda, no se puede olvidar que quizá el único plato inglés que ha traspasado las fronteras del reino es el famoso fish & chips, que no es más que pescado apanado y acompañado de cascos de papa.

Al otro lado del Canal de la Mancha, sus vecinos franceses hacen uno de los máximos homenajes a la papa con el gratin dauphinois, en tanto que los españoles hacen lo propio en una de sus banderas culinarias: la tortilla, elaborada con papa, huevo y cebolla.

En Italia la papa reclama su lugar en el clásico gnocchi, y en Alemania el rösti de papa es el acompañamiento típico para las salchichas bávaras.

Y no se puede olvidar que las papas a la francesa (french fries) son un invento belga. Ya en América, tienen su poutine en Canadá, que son papas fritas con gravy y queso; en Estados Unidos es casi un himno la tradición de las papas chips como pasaboca y la archifamosa ensalada Waldorf, y en Colombia —para terminar en casa este recorrido— el que quizá sea el plato más representativo de la gastronomía nacional está elaborado con papa: el ajiaco.

Quedan muchos por fuera, pero con esto se puede notar la importancia de la papa en nuestra alimentación. Como homenaje al omnipresente tubérculo quiero proponer esta semana una manera alternativa para disfrutarlo: con langostinos y manzana.

Ensalada de papa con langostinos

Ingredientes (para 6 personas)

500 gramos de papa
sabanera pelada y cortada en cubos
24 langostinos U21-25
pelados y desvenados
1 manzana verde pelada y cortada en cascos finos
2/3 de taza de mayonesa
casera en aceite de oliva
1 cucharada de mostaza Dijon
2 cucharadas de miel de abejas
1/2 taza de corazón de apio picado finamente
2 cucharadas de perejil liso picado
Jugo de 1/2 naranja
Jugo de 1/2 limón
Sal y pimienta
Para decorar
Nueces pecanas
1 cucharada de cebollín picado

Preparación

Cocine la papa en agua salada hasta que esté a punto y deje enfriar. Aparte cocine los langostinos en agua con sal. Mezcle los jugos cítricos con la mayonesa, la miel y la mostaza. Luego, en un recipiente integre los ingredientes menos el cebollín y las nueces, revolviendo suavemente para evitar partir los trozos de papa. Sazone con sal y pimienta, y decore con cebollín picado y nueces pecanas.

www.harrysasson.com [email protected] 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá