Por: Columnista invitado

¿Qué es la salud y la vida? Una visión desde la Misión

Juan-Manuel Anaya, MD, PhD*

Desde el primer momento en que fuimos convocados para conformar lo que se ha llamado la Misión de Sabios, supimos que la tarea no sería fácil, que “el tiempo era corto y el arte largo”, y que no podríamos abarcar todos los temas importantes y urgentes que requiere Colombia para recuperar el tiempo perdido y apostarle al mejor futuro. La primera pregunta que nos hicimos fue ¿qué pasó con las recomendaciones hechas por la Misión de Sabios de 1993? Para unos fue un interesante proyecto editorial con un poético título: “Colombia, al filo de la oportunidad”. Para otros, sus recomendaciones condujeron a que se prestara una mayor atención a la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI) y que se hiciera un esfuerzo para mejorar la educación y la formación doctoral. Una opinión unánime, no obstante, es que el discurso de CTeI se ha caracterizado por las buenas intenciones, que al final son solo eso: buenas intenciones. No sobra recordar esa quinta locomotora que se le prometió al país en un gobierno anterior, y que nunca arrancó. Se trataba de la locomotora de la CTeI. Por estas razones, y otras tantas, la comunidad científica del país oscila entre el compromiso, la resiliencia, el escepticismo y la esperanza del cumplimiento de las promesas recientes. 

A pesar de todo, la segunda Misión de Sabios es un hecho y el Ministerio de CTeI es otro. ¿Será que la historia está cambiando? ¡Eureka! Existen las segundas oportunidades. 

La actual Misión está conformada por ocho Focos que representan los principales ejes temáticos de CTeI (https://misiondesabios.colciencias.gov.co/). Uno de ellos es el Foco de Ciencias de la Vida y de la Salud. El Foco está conformado por Nubia Muñoz, excelsa epidemióloga, conocida principalmente por sus trabajos sobre el virus del papiloma humano como agente causal del cáncer de cuello uterino; Isabelle Magnin, ingeniera biomédica y de la ciencia de la información, líder en imágenes médicas modernas; Alejandro Jadad, médico, filósofo e innovador, autor de la escala de Jadad, la primera herramienta validada para evaluar la calidad metodológica de ensayos clínicos controlados; Rodolfo Llinás, eminente neurocientífico, autor de la ley de la no intercambiabilidad de neuronas; Jorge Reynolds, ingeniero y uno de los pioneros del marcapasos, así como de varias tecnologías para la cardiología; y el coordinador, estudioso de la autoinmunidad, fenómeno biológico que consiste en la pérdida de la tolerancia a lo propio, y que fuera adoptado por Jacques Derrida para explicar, desde la filosofía, la autodestrucción, “ese extraño comportamiento en el que un ser vivo, de manera casi suicida, trabaja para destruirse”. 

A cada Foco se le asignó una universidad para prestar la gestión logística y académica, y garantizar el buen funcionamiento del mismo, incluyendo la movilidad de los integrantes, la realización de foros y la relación con otros actores y con las entidades gubernamentales. En nuestro caso, la universidad asignada fue la Universidad de Antioquia que, a su vez, delegó en Pablo Patiño, médico y doctor en inmunología, experto en Educación, Ciencia y Tecnología, el papel de relatoría y asistencia logística. 

La coordinación general de la Misión se reparte entre la Vicepresidencia de la República (en quien recae la principal responsabilidad, tanto logística como política), Colciencias (que debe convertirse en Ministerio de CTeI y adoptar las recomendaciones de la Misión), y la entidad española “Science & Innovation Link Office” (SILO, que hace de relatora general). 

Inmunes a intereses distintos a los académicos y científicos, pero no ajenos a la realidad del país, el trabajo del Foco de Ciencias de la Vida y de la Salud se ha desarrollado en cuatro niveles de estudio y discusión: 

Nuevas conceptualizaciones, el futuro de la salud pública, incluida la salud misma, la vida, la naturaleza, el bienestar y la educación.

Nuevas metodologías, herramientas y propuestas para cerrar la brecha entre el conocimiento y la práctica clínica, basada en la investigación y la innovación.

Mejorar el ecosistema de investigación y el desarrollo de capacidades humanas, a sabiendas de que la ciencia es impulsada por la tecnología y guiada por el bienestar humano.

Estudio de propuestas para la sostenibilidad de la CTeI, incluida la financiación, la política pública, la trasparencia, así como un sistema de salud basado en el conocimiento. 

Hemos definido la salud como la habilidad para adaptarse y auto-manejar los desafíos físicos, emocionales o sociales; y considerado el bienestar como la capacidad para juzgar que nuestras vidas están o van bien. La vida es el conjunto de funciones lógicas interconectadas que permiten la gestión y la replicación de información. No obstante, la vida como concepto complejo, también puede ser definida como un sistema de información que tiene la capacidad de autoproducción, que evoluciona, requiere energía y un ambiente favorable. 

Bajo estas premisas, presentaremos un proyecto emblemático en el área de la salud al Gobierno Nacional para mejorar a largo plazo las capacidades de CTeI. Nuestra misión es construir un futuro en el que vivamos en armonía con la naturaleza, sin perder de vista el presente, para “garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades”. Esperamos cumplirla. Nuestro compromiso es con el país.

*Coordinador del Foco de Ciencias de la Vida y de la Salud, Misión de Sabios 2019

@JuanMAnayaC

 

869845

2019-07-08T12:34:53-05:00

column

2019-07-08T12:34:53-05:00

pablocorreatorres_94

none

¿Qué es la salud y la vida? Una visión desde la Misión

58

6075

6133

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Fecode seguirá exigiendo el respeto a la vida

Cacerolazo y encapuchados