Por: Iván Mejía Álvarez

Qué gozada

Todavía se comentan las magníficas semifinales de la Champions. Para los amantes del buen fútbol fue una auténtica fiesta, un deleite observar la potencia ofensiva, el sentido táctico, la movilidad, el ritmo, el desenfreno atacante de los elencos que participaron en las ‘semis’ del mejor torneo de clubes del mundo.

Cuando muchos creían que Oporto había clavado una pica en Flandes y tenía al borde del KO a Manchester, Cristiano Ronaldo, con un golazo, digno del mejor del mundo, puso a los rojos a la puerta de la gloria. A partir de allí, Manchester dio una lección táctica de cómo manejar un partido, cómo aguantar los embates ofensivos del adversario, jugando de visitante y poniéndose el overol, y terminó calificándose para jugar una apasionante final contra Arsenal.

Con el regreso de Fábregas y del portentoso Adebayor, Arsenal demostró cómo es la versión inglesa de jugar al estilo latino. Un toque por acá, otro toque por allá, juntarse con la bola, progresando en campo adversario, retrocediendo en bloque y pasando la línea de la pelota, asimilando fútbol de ataque con repliegue colectivo. Juntando los talentos de futbolistas de magnífico pie y sensibilidad como Cesc, Walcott, Van Persie, Adebayor, este Arsenal es todo un espectáculo. Pobre Villarreal, sin Senna no hizo ni pío ante la gran demostración de los “gunners”, que están ofreciendo en el final de temporada una melodiosa sinfonía de buen fútbol y potencia ofensiva.

Algunos dicen que el 4-4 entre Liverpool y Chelsea fue un atentado a la táctica. Ellos prefieren un 1-0 mal jugado que un 4-4 apasionante. Respetable punto de vista, no exento de lógica en cuanto a la preponderancia de la táctica sobre el fútbol de estrategia, pero al final de cuentas los rojos y azules brindaron un festival de goles.

Maravilloso Drogba que se lleva por delante lo que encuentra, aunado a un exquisito Lampard que apareció cuando su equipo lo requirió. Chelsea enfrentará en semifinales a un Barcelona que hizo lo que tenía que hacer en su estadio y después “caminó” con inteligencia en Munich para conservar el resultado.

Las palabras finales son para Arrigo Sacchi, el connotado técnico italiano quien definió así, en una interesante interpretación sociológica, la forma en que se vive el fútbol en las tres grandes ligas: “para los ingleses, el fútbol es un deporte con unas reglas que hay que respetar; para los españoles, es un espectáculo, y para los italianos, una reivindicación social en la que hay que ganar como sea”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones

Negocio en crisis