Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 1 hora
Por: Felipe Zuleta Lleras

Qué hartera

Yo no sé a ustedes, pero a mí me parece muy aburridor todo lo que tiene que ver con los políticos. Lo digo especialmente porque son los que generan más noticias y, hay que decirlo, no todas buenas.

Por el contrario, resulta muy difícil no aburrirse profundamente cuando debemos enterarnos sobre el quehacer político. Les confieso que esta semana, con el lanzamiento de Santos como candidato a la Presidencia, pensé que tal vez este puede ser el peor error de su vida, pues me temo que su segundo mandato va a ser absolutamente desastroso, como lo fue el de Uribe.

Sólo imagínense a los senadores de Uribe, empezando por el propio expresidente, jodiendo a todos los ministros a diario para no dejarlos gobernar. Porque les confieso, no le concedo a Uribe y a sus senadores y representantes buenas intenciones, ni grandes ganas de hacer cosas por el país como lo han dicho. El expresidente, que suele pensar con sus vísceras, va a llegar a vengarse contra Santos por haberlo traicionado. A eso súmenle que el gobierno de Santos no se destaca propiamente por manejar a los congresistas, salvo cuando de darles mermelada se trata.

Otra razón por la cual creo que le va a ir mal a Santos en un segundo gobierno son los pocos resultados en algunos frentes que, por supuesto, se los van a cobrar. Entre ellos la reforma a la salud, que está saliendo mal; el atraso en infraestructura, a pesar de los esfuerzos de la ministra, y otros tantos asuntos.

El tema de la reelección le ha salido mal al país, como quedó demostrado con el segundo mandato de Uribe y, le saldrá a Santos y, por supuesto, al país.

Detrás de Santos hay otras candidaturas interesantes. Clara López, Navarro, Peñalosa, en fin. Lo cierto es que no les veo muchas opciones, pues Santos tiene el poder y, eso implica, mermelada a la lata.

Queda por saberse quién sería el candidato a la Vicepresidencia, pues debe tener un perfil social menos elitista, pero deberá ser una persona de total confianza de Santos, entre otras para que pueda tomarse unas vacaciones, pues nadie puede trabajar 8 años sin descansar, salvo Uribe que no puede tener un solo minuto de tranquilidad o de reposo.

En fin, insisto en que arrancó en forma la campaña y nos tocará hablar de ese tema en tanto estemos ejerciendo el periodismo a diario. Sólo espero que los candidatos mantengan la altura, pues de verdad con tanta violencia que nos tragamos a diario, lo mínimo que esperamos es que, al menos, mantengan la decencia y la altura y no caigan en las ramplonerías a las que nos han venido acostumbrando.

Y definitivamente al que le corresponde llevar la batuta en esto es al candidato Santos, quien no debe dejarse provocar de Uribe y sus contradictores. Ya el jueves en el banquete del millón hizo actos de contrición que, ojalá, recuerde a diario.

Notícula.

Esas cosas del alcalde Petro, que convocó a una gran manifestación el pasado viernes, de apoyo claro, disfrazándole de no sé qué joda por la paz. Populismo barato.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Los peligros acechan

El fiscal general y el caso Prieto

Petro el subordinado

La dosis personal de…

La polarización del país