Por: Tatiana Acevedo Guerrero

¡Qué injusticia!

SIN SABER QUÉ PASÓ CON SU HIJA Norma tras la toma del Palacio de Justicia, ocurrida hace más de 25 años, falleció el pasado fin de semana Elvira Forero de Esguerra.

Espero que antes de morir no haya sido testigo del despliegue mediático alrededor del libro ¡Qué injusticia!, en el que la esposa de Alfonso Plazas Vega afirma que no hubo desapariciones forzadas en la retoma de Palacio y que, en realidad, el coronel en retiro es víctima de un complot.

Qué injusticia que Elvira Forero hubiese tenido que escuchar semejantes despropósitos luego de haber dedicado tantos años a buscar a su hija. Qué injusticia, también, que las familias de las once personas desaparecidas por el Estado deban seguir expuestas a un negacionismo impune.

Lo cierto es que hay una verdad fáctica, defendida por la Fiscalía después de una investigación técnica y fallada, además, por la Rama Judicial en junio del año pasado: diez civiles y la guerrillera Irma Franco fueron víctimas de desaparición forzada por cuenta de actores del Estado.

Sin embargo, esta verdad, incompleta y debatible como cualquier otra, pero no por ello falsa (que no sepamos quién mandó a matar a Gaitán no implica que no lo hayan asesinado), no ha sido aprehendida. De acá que todavía se insista en lanzar interpretaciones eufemísticas del tipo “veamos la otra cara de la moneda”, como si la desaparición tuviese un reverso.

Poco importa que la Fiscalía haya dedicado años a esclarecer los hechos, o que la jueza que falló el caso haya tenido que exiliarse por amenazas de muerte. De cualquier manera, no son pocos los columnistas que, como cacatúas del expresidente, cada que pueden desautorizan a la justicia y retoman el patético aforismo militar que convierte a Plazas en defensor de la democracia.

Y entre tanto, los principales medios de comunicación dedican páginas enteras al lanzamiento del libro de la señora Vega, con pesquisas absurdas del tipo: “¿Hubo desaparecidos en el Palacio de Justicia?”.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

De sol a sol

La capacidad colectiva de cambiar las cosas

A pesar de ustedes

Gota a gota

Del caney al bulevar