Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

¿Qué pasa con nuestra ingeniería?

Me comentaba un ingieniero de los que llaman “de la vieja guardia” que está aterrado y decepcionado con la nueva ingeniería de nuestro país. En principio pensé que se trataba de un comentario propio de sus años, que incluye el pensar y sentir que “todo tiempo pasado fue mejor”. Pero, luego de escuchar sus argumentos, concluí que le asistía toda la razón. Nuestra ingeniería, sobre todo la involucrada en las obras públicas, está en una crisis tal que no hay semana en que no tengamos carreteras desbaratadas, puentes que se vienen al suelo y escándalos de corrupción.

Y es que muchos de estos nuevos ingenieros más parecen empresarios ávidos de éxitos mediáticos, seducidos por el dinero y los placeres mundanos, que unos verdaderos profesionales que deberían honrar su profesión y que lejos de estar al pie de las obras, permanecen en sus mullidas oficinas.

Y, mientras tanto, que los movimientos de tierra y los cálculos estructurales los manejen profesionales recién egresados y que los diseños corran por cuenta de computadores de última generación de esos que tienen programas que suplen su presencia en las obras, necesaria para corroborar todas las variables del entorno.

Es más, hay muchos ingenieros que solo conocen de refilón las obras que han contratado, delegando las decisiones importantes en los del campamento, mientras ellos con el financiero hacen proyecciones económicas para que las utilidades sean mayores y le gastan horas y horas a ver cómo pueden “deslechar” al contratante —generalmente el Estado— por medio de otrosíes y prórrogas y más prórrogas.

La ingeniería colombiana de antes era otra cosa y fue ejemplo internacional. Se abrían carreteras con hazañas épicas. Se construían puentes que 80 años después están intactos. Las pavimentaciones han resistido tráfico pesado, temblores e inviernos. Pero, ahora, el descalabro de estas obras de papelillo se lo atribuyen a la furia de la naturaleza, siendo que en muchísimos casos se advirtió lo que podría pasar, y pasó y seguirá pasando.

868111

2019-06-28T00:00:30-05:00

column

2019-06-28T00:15:01-05:00

[email protected]

none

¿Qué pasa con nuestra ingeniería?

36

2140

2176

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Las barbas en remojo

Hace falta fuerza pública

Los uribistas vergonzantes

Una alternativa para Popayán

¿Parándole bolas al Valle?