Por: Uriel Ortiz Soto

¿Qué pasa señores del DNC?

¿Hacia donde llevan el Conservatismo señores del Directorio Nacional, con su silencio cómplice, de yo no sé nada?

¿No se dan cuenta que la campaña para Congreso, está minada de dineros calientes y de candidatos con problemas con la justicia? También es vergonzoso que no se hayan pronunciado respecto a los últimos acontecimientos que sobre el Precandidato Andrés Felipe Arias, han divulgado diferentes medios de comunicación.

El ideario Conservador de: Caro y Ospina; el de la disciplina de Partido; de Principios y Valores, parece que no tiene ninguna importancia para sus dirigentes respecto a la Consulta y elecciones para Congreso del Próximo Domingo 14 de Marzo. Nuestro Partido que es de grandes dimensiones universales, pero, de dimensión parroquial en Colombia, se conforma con algunas posiciones burocráticas y los aplausos de los gobiernos de turno, sin hacer ningún esfuerzo por recuperar el poder para poner en ejercicio los planes y programas de desarrollo que el País necesita. Parece que nuestros dirigentes son indiferentes a los gobiernos de derecha que se han posesionado en el mundo en los últimos años.    

Los Conservadores de todo el País, se encuentran seriamente desconcertados por la apatía que desde un principio vienen mostrando sus directivos con el caso del ex ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Felipe Arias, precandidato a la consulta para elegir  candidato único a la Presidencia de la República. Como es de público conocimiento, el escándalo de Agro, Ingreso, Seguro, AIS, no sienta cabeza desde que se postuló como un fervoroso Uribista. No pasa semana sin que aparezcan nuevas evidencias sobre los malos manejos al interior de la Cartera del sector rural de la cual fue su titular por más de cuatro años. De otra parte, tampoco se han pronunciado sobre las denuncias hechas por la revista semana, sobre el exceso de topes en su campaña, todas soportadas documentalmente.

Es triste tener que decirlo, pero, para la consulta conservadora podrán votar militantes de todos los partidos y movimientos políticos, puesto que el directorio en sus más de 160 años de existencia no se ha tomado la molestia de carnetisar a sus militantes. Como consecuencia lógica por el precandidato Andrés Felipe Arias, votará el Partido de la U, más la maquinaria oficial, liberales y gentes sin partido.

Sin querer demeritar las calidades intelectuales de André Felipe Arias, tenemos que admitir que el Partido no puede exponerse a sufrir una hecatombe de incalculables consecuencias para la democracia de nuestro País, toda vez que contra él cursan varias investigaciones ante los Organismos de Control;  Fiscalía y Consejo Nacional Electoral. De un momento a otro se le pueden correr pliegos de cargos o ser llamado a indagatoria. Le pregunto a los señores del Directorio Nacional Conservador, ¿Cómo quedaría nuestro partido con un candidato sub judice? Los conservadores debemos votar por candidatos que sean garantía de honestidad y pulcritud, que no tengan  problemas ni cuestionamientos de ninguna índole.

Sería prudente que el Señor Presidente del Directorio, doctor Fernando Araujo, antes del las elecciones expidiera un comunicado sobre la situación actual de cada uno de los candidatos avalados que se encuentran cuestionados, incluyendo desde luego al doctor Andrés Felipe Arias, con el fin de saber a qué atenernos y por quién votar el próximo domingo día de las elecciones al Congreso; Parlamento Andino y Consulta Conservadora.

Sería desastroso para el País, nuestra Democracia y el Partido, que por negligencia, no se den las instrucciones correspondientes sobre los candidatos inhabilitados, y por esta razón resulten elegidos individuos que luego van a ser despojados de sus investiduras con grave perjuicio para quienes de buena fe los honraron con su voto, causando gran frustración para el desarrollo de las regiones que prometieron representar.      
  
[email protected]

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

¿Cómo sería el gobierno de Gustavo Petro?

¡Junio, mes del campesino!

Colombia: entre derecha e izquierda