Por: Cartas de los lectores

¿Qué pasó con la agenda pendiente?

Escuchando por la radio y leyendo las declaraciones realizadas por el exministro Diego Palacio, adalid de la debacle en el sector de la salud, tanto en lo público como en lo privado, es relevante precisar que durante el Manifiesto de los 100 puntos de la primera campaña presidencial del señor Uribe Vélez en 2002, éste planteó las inequidades existentes en el régimen contributivo, titulándolo "La agenda pendiente".

Inequidades que el señor Palacio nunca tuvo en cuenta en su agenda ni en la agenda del Gobierno. Basta recordar cómo el proyecto de ley 052/04 de Senado, propuesto por el ministro de la Protección y el ministro de Hacienda de la época, jamás tuvo en cuenta reforma alguna para la agobiante integración vertical de las EPS, cuyo ejemplo más evidente es el de Saludcoop; al direccionamiento forzado de los usuarios hacia las instituciones prestadoras de las que son propietarias las mismas EPS; al mercantilismo imperante en el sistema de salud; al abuso que esas empresas cometían y cometen hacia los profesionales de la salud; a la ausencia de tarifas equitativas para las instituciones independientes prestadoras de servicios; al descontrol por parte del Estado del patrimonio de las aseguradoras, que podría haberse incrementado con los aportes parafiscales de los ciudadanos al sistema general de salud. Para esa época, año 2004, había seria y comprobada evidencia de que el incremento patrimonial de una de las EPS que hoy en día está seriamente cuestionada sobrepasó en diez años todas las expectativas de crecimiento de los mejores negocios, sino que además expandió la inversión a otros países latinoamericanos. Que esa y otras EPS conformaban un holding de empresas que, aparte del negocio específico de la salud, se diversificaban en otros renglones productivos, como la intermediación financiera, la construcción, la educación (colegios y universidades), el comercio con la venta directa de artículos importados, patrocinios deportivos, deportes lúdicos para altos empresarios, etc. Dónde estaba Uribe, que como caudillo se hacía lo que él decía había que hacer, y qué pretendía Palacio protegiendo a todas estas sociedades comercializadoras de la salud. Averígüelo Vargas y que Palacio frente a esta situación como ex del Ministerio de la Protección Social no se haga el de la vista gorda y el amnésico olvidándose de que estuvo ocho años en el ente modulador y regulador, al parecer pensando en vacacionar en Villa Valeria.

 Alberto Núñez Molinares.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista