Por: Jaime Arocha

¿Qué reforma agraria para qué país?

La pregunta de este título orientó el panel al cual los organizadores del XVI Congreso Colombiano de Historia nos invitaron a Darío Fajardo, Víctor Negrete y a mí para presentar nuestro punto de vista, teniendo en cuenta los diálogos de paz a punto de inaugurarse en Oslo.

El evento tuvo lugar en Neiva el pasado 11 de octubre, cuando expuse que para los pueblos afrodescendientes esa reforma se había iniciado desde 1997 y que los 5 millones de hectáreas sobre las cuales el Estado había otorgado títulos colectivos a las comunidades negras la habrían convertido en la más significativa en América Latina. Sin embargo, durante ese mismo año tuvo lugar ese recorrido macabro que hicieron paramilitares y ejército por los afluentes del curso bajo del río Atrato. Amplió los destierros violentos por ambos litorales y valles interandinos. De ahí que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenara las respectivas masacres y bombardeos, así como la apropiación ilegal que hicieron capitalistas y empresarios de territorios como los de Cacarica, Jiguamiandó y Curvaradó. No obstante la sentencia T25 que emitió la Corte Constitucional en 2004, el auto 005 de 2009 y el 291 de 2011, sigue pendiente la reparación a esos pueblos afrocolombianos y a los que continúan siendo objeto de despojo en otras regiones.

También fue la ocasión para divulgar aspiraciones expresadas por el Proceso de Comunidades Negras: “El proceso de paz por el que estamos dispuestos a jugárnosla es aquel que reconozca y cree los mecanismos para que […] se hagan efectivos nuestros derechos sobre nuestros territorios, de conformidad con el derecho internacional, con las normas nacionales y con la justicia reparativa y distributiva [… a partir del retiro] de los grupos armados de nuestros territorios y [la] garantía de que nuestros derechos territoriales no sean menguados ni menoscabados [ni] por las negociaciones ni el posconflicto”. El PCN insta a frenar “la extracción de biodiversidad y maderera”, y a la salvaguardia de “las cuencas de los ríos donde se hace minería indiscriminadamente y usando métodos no tradicionales que emplean mercurio y cianuro”. Del mismo modo insta a recuperar las fincas campesinas que antes fueron escenarios de producción sostenible de alimentos y hoy han sido expropiadas a favor de “la industria de la caña y el papel, [la…] hoja de coca y […] la palma africana, […amén de los manglares destruidos] para instalar procesos industriales camaroneros”.

Todo lo anterior considerando que ni siquiera el desplazamiento abolió “de manera definitiva nuestras raíces culturales africanas, y obliga [a que el] territorio cultural [vaya] más allá de la permanencia en el espacio”. De ahí que haya que eliminar “los obstáculos para la legalización de los territorios ancestrales y la titulación colectiva”, respetando “la memoria recreada por la gente negra traída de África”, la facultad de “enterrar a nuestros muertos y saber dónde están sus restos”, y estar en paz “con la naturaleza [que] es la paz de los espíritus de nuestros ancestros”. Frente a estos ideales, urge que los negociadores de los nuevos diálogos incluyan los requerimiento de los pueblos de ascendencia africana.

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jaime Arocha

Mitología de Lamba

Gonzalo Sánchez y el CNMH

Sin Nina

Encuentro afrofemenino

Calentura irreprimible