Por: Alberto López de Mesa

Qué significa Egan

Cuenta la leyenda que el 23 de enero de 1997 el obstetra José Bulla le propuso a Flor Gómez que bautizara su primogénito con el nombre Egan, “palabra que en griego significa campeón”; en realidad el nombre es de origen celta, deidad gaélica escocesa del fuego, pero en lo que el médico si atinó fue en el destino que presagió en el nombre del recién nacido, pues a los 22 años de edad, Egan Arley Bernal Gómez, el domingo 28 de julio de 2019 en París se coronó como el primer latinoamericano campeón de la competencia ciclística más importante del mundo, el Tour de Francia.

En consecuencia de su flamante hazaña, el joven ciclista será ejemplo, emblema, modelo, arquetipo, símbolo, todos los significantes que convengan y requiera la suprarealidad del éxito.

En su entorno familiar su significación es providencial: el buen hijo que les precipitó el ascenso social, en adelante, la otrora modesta familia Bernal Gómez, será de las connotadas, distinguidas, prestigiosas y ricas de Zipaquirá. Hace tres años Egan gana en dólares y en el Tour por mejor joven recibió 20.000 euros (72 millones de pesos) y por campeón 500.000 euros (1.800 millones de pesos) los cuales se distribuyen entre el equipo y a él le corresponden 150.000 euros más regalías publicitarias. Eso apenas es el inicio de una fortuna cuantiosa que, sin duda, porque ha dado muestras de ser un buen hijo, se verá reflejada en la prosperidad familiar.

Para los medios de comunicación Egan significa un magnífico producto, en la radio, en la televisión, en las revistas y periódicos se han hecho ediciones especiales, inmensas deben haber sido las ganancias en pautas y emisiones. También para ellos esto apenas es el inicio de un jugoso negocio.

Para Zipaquirá, el pueblo natal del campeón, el significado será ilusorio, subjetivo pero suficiente motivo para la apoteósica ufanía. Por lo general los pueblos construyen la esperanza de que la fama de sus héroes les traerá el progreso. A los paisanos de Egan les enorgullece que hoy en el mundo se hable de Zipaquirá, por supuesto, la administración municipal no escatimará en empeños para jubileos y estatuas en honor al hijo ilustre de la ciudad.

Qué yo sepa, Aracataca no ha progresado porque García Márquez se ganó el premio Nobel, ni en Fusagasugá hay más riqueza desde que Lucho Herrera se ganó la Vuelta a España; pero en el imaginario popular se aviva la ilusión de un buen porvenir gracias a sus famosos.

También el gobierno nacional querrá favorecerse del nuevo símbolo popular, el presidente resaltará que fue un triunfo del país durante su mandato. Los políticos querrán mostrarse cercanos al titán. Los colombianos, especialmente el pueblo, vivenciarán una esperanza ilusoria: “ si Egan lo logró yo también puedo” y al marketing y a los medios les conviene abonar esa ilusión, porque así la gente comprará lo que luzca el campeón, las lociones, la ropa, los autos, para el mercado Egan será cartel y vitrina para lo que quieran vender.

Comentan que Egan Bernal es un precoz líder en el equipo Team INEOS, expone con seguridad su percepción de las rutas y propone ideas para la estrategia en las etapas, esto le ha merecido el aprecio y respeto de grandes como Chris Froom y Geraint Thomas, con lo cual está garantizado su liderazgo e ese gran equipo, pero más allá de lo deportivo, para el dueño de Sky INEOS, el multimillonario Jim Ratcliffe, el campeón Egan le significa un suramericano cuya noble y tierna imagen lavará la suya, criticada mundialmente por producir plástico no biodegradable y peor por la práctica del fracking, con Egan se mostrará patrocinador de nobles causas y con él abrirá mercado a su tecnología en Suramérica.

El entusiasmo que despertó el triunfo de Egan Bernal, me lleva a recordar que en 1978, cuando la Selección de Fútbol Argentina se ganó el mundial, el poeta y filósofo Jorge Luis Borges se atrevió de declarar que: “El futbol es popular porque la estupidez es popular”, lógicamente tal afirmación le mereció reproches de todos los bandos, sobre todo de los dirigentes y periodistas deportivo.

Por cierto, Borges avisaba que quizás el rasgo más claro de la estupidez de nuestra Sociedad es verse inmiscuida en el trance colectivo de los medios de comunicación, en el Marketing que preda sobre los deseos, aspiraciones e inseguridades de la gente que responde a su llamado yendo a las tiendas o sintonizando el televisor en masivas reacciones zombis. Lo que en otro hemisferio MacLuhan llamó “el efecto narcótico-narcisista”

Independiente del uso y abuso que el marcado capitalista hace de los deportistas, es atávico en la conciencia humana que admiremos las proezas y hazañas de los deportistas, en todos los tiempos y en todas las culturas la exaltación de los logros corporales de los atletas significan la sublimación de la especie y, por lo mismo, nos reconocemos representados en los prodigios cumplidos por los atletas y más cuando son de nuestro país.

En buena hora Egan Bernal, al convertirse en un referente mundial, de muchas maneras da significado a la identidad colombiana, preferible a la que proyectan los narcotraficantes, los violentos y los políticos corruptos.

Le puede interesar: "Colombianos en el Tour de Francia: de 'Cochise' a Egan Bernal"

 

 

873683

2019-07-30T09:48:55-05:00

column

2019-07-31T16:34:42-05:00

felipealttamar_82

none

Qué significa Egan

19

5752

5771

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alberto López de Mesa

Familia cocalera

El partido de la rosa

Tarea del Idipron

Temas vedados

Votaré por el arte