Por: Ramiro Bejarano Guzmán

¡Qué vivan los estudiantes!

ESTA SEMANA EL ESPECTÁCULO LO vimos desde  Cartagena, cuando el presidente Uribe, en un gesto dizque democrático, retó a uno de los estudiantes que con razón arengaban contra el empeño del Gobierno de convertir en terrorista la protesta estudiantil, para que desde la tribuna explicara sus argumentos.

Pues bien, en un escenario hostil, repleto de uribistas, el estudiante de la Universidad de la Guajira, Guillermo Baquero, tuvo el coraje de aceptar el desafío y subir hasta el podio, donde en tono mesurado sustentó ante un público que sólo quería oír al mesías, lo que es obvio: los estudiantes cuando protestan no son terroristas, como no lo fueron en París en mayo del 68, o en 1957 cuando contribuyeron con sus marchas memorables a tumbar al dictador Rojas Pinilla, y como no lo han sido jamás en ningún rincón de la tierra.

Los ejercicios democráticos de Uribe son falsos. En esta ocasión, invitó a un estudiante a que subiera a la tarima, seguramente creyendo que nadie se atrevería, porque el Presidente es consciente de que intimida, y de que pase lo que pase, los medios que transmiten las imágenes de sus muecas totalitarias, se ocuparán de que sólo se divulgue lo que convenga. Pero se equivocó, porque esta vez de entre el público salió un alumno a recoger el guante, y quién dijo miedo.

 Su belicoso anfitrión lo recibió con una descarga de insultos y provocaciones, intentando desprestigiarlo de entrada ante los aterrados testigos de ese importante encuentro al que concurrían 35 países, la Unesco y 2.500 universidades, quienes salieron aterrados de la agresividad presidencial, según me lo reveló uno de los extranjeros asistentes.

 Uribe, en su tono iracundo de siempre, le ordenó que se quitara la gorra, como si él mismo no fuese a todas partes con un destemplado sombrero aguadeño; y luego lo reprendió por referirse a los soldados que invaden las universidades como la “bota militar”, como si esa expresión inofensivamente rebelde y antiquísima, fuese vulgar e impublicable.

 Total, el “ensayo democrático” terminó en que sólo se oyeron los insultos de Uribe, pues la sensata voz del estudiante la apagaron los aplausos de unos lagartos que no entendieron lo que estaban presenciando.

Tampoco lo entendió la Universidad de la Guajira de donde proviene el aguerrido alumno Guillermo Baquero, que en un genuflexo comunicado de prensa se mostró en desacuerdo con la postura enhiesta y civilista del estudiante que no se arredró ante Uribe.

En actitud traidora, impropia en la academia, la Universidad sembró el manto de duda de que el  estudiante de marras no tenía esa condición, sólo porque egresó en 2006 y está graduándose. De esa manera contribuyó a justificar el falso mensaje


de que las universidades están infiltradas de “terroristas”, al cual le hicieron cómplice eco los medios oficialistas. Si eso hace esa Universidad con sus egresados para quedar bien ante el Gobierno, qué se puede esperar.

Pero hay más. El Gobierno se ha preocupado de deslizar en los medios la versión de que el estudiante Baquero milita en el Polo o en la Juco, como si eso fuese infame o delito.

Si en algo tienen razón los estudiantes es en expresar sus desacuerdos contra un gobierno que cree que la bota militar debe asentarse en los “templos de la inteligencia”, según la expresión de Unamuno ante los excesos de otro energúmeno, el general Millán Astray.

 A quien aspira perpetuarse en el poder, le irrita la alegría estudiantil que se expresa en arengas, pancartas, silbidos, marchas, pero se siente cómodo apoyando al rector de otra célebre Universidad de la costa, “sugerido” por Mancuso. Afinidades inolvidables.

A quienes llevamos toda una vida deambulando en los salones libertarios de las universidades, sabemos lo que les espera a los millones de estudiantes en el reino de Uribe. Hace más de un siglo y para siempre, los Externadistas gritamos: Post Tenebras Spero Lucem.

~~~

Adenda.- Vergonzoso el papel de la Presidenta del Senado y de la bancada uribista, haciendo el sucio mandado al Gobierno de hundir la reforma política.

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ramiro Bejarano Guzmán

Si eso es electo

Restos de campaña

Advertidos para lo peor

¡Ah, los políticos!

La cárcel de las encuestas