Por: Felipe Zuleta Lleras

Quedan notificados

DESPUÉS DE HABER TRASEGADO los dos últimos meses en el devenir político, retomo hoy este espacio gracias a la generosidad de esta casa editorial.

He constituido una fundación que en lo sucesivo se dedicará a tres temas fundamentales, tal y como lo prometí durante la campaña para el Senado. El primero es el de acompañar a las madres de Soacha y las familias de los mal llamados falsos positivos hasta las últimas consecuencias, es decir, hasta ver procesados a los ex ministros Juan Manuel Santos y Camilo Ospina.

Espero que la justicia colombiana actúe, tal como lo solicité, o de lo contrario me iré con las madres a la Corte Penal Internacional. Que no le quede la menor duda a nadie que lo que sostuve durante la campaña lo haré hasta las últimas consecuencias.

He sostenido que el ex ministro Santos no tiene las credenciales morales para gobernar a los colombianos hasta tanto le explique a la justicia y al país qué estaba haciendo en el Ministerio mientras 33 brigadas del Ejército ajusticiaban a estos muchachos por el cobro de unas recompensas.

Y que no sostenga, en su defensa, que cuando se enteró pararon los crímenes, pues eso precisamente lo que prueba es que podían haber sido evitados desde el día cero. Estos delitos eran controlados: es decir, alguien sabía que estaban ocurriendo y no hicieron nada para frenarlos hasta tanto los medios lo hicieron público. El ex ministro sostiene que en este país ha habido falsos positivos desde 1984. Doctor Santos, ¿cuántos asesinatos hubo entre 2006 y 2008? ¿Acaso le parecen pocos 1.778 casos? La Fiscalía debe acelerar la correspondiente investigación que le solicité hace dos meses.

Igualmente a través de esta fundación, con la ayuda de un par de universidades de Bogotá, montaré con los estudiantes de último semestre de Comunicación Social y de Derecho una unidad investigativa para agarrar uno a uno a los congresistas y denunciar así sus actos de corrupción y pedir la pérdida de investidura. Le solicito mediante este escrito a la Fiscalía General de la Nación que investigue a los parlamentarios del PIN recién elegidos, para que expliquen el origen de los dineros con los que se financiaron. No podemos seguir diciendo que estamos aterrados, sin hacer nada. Lo propio debe hacerse con cada uno de los congresistas electos el domingo que tengan relación con los parapolíticos sentenciados.

Esta fundación se dedicará también a trabajar con los jóvenes de la comunidad LGBT que están dedicados a la prostitución como único modo de supervivencia. Esta es una población altamente vulnerable que al ICBF no le interesa por estar persiguiendo a una pareja de lesbianas para quitarle a una de ellas la custodia de su hijo biológico porque le parece inmoral.

Inmoral ver a miles de jóvenes prostituidos sin que el Estado haga nada. Y para ellos sí no existen el ICBF y su séquito de abogados.

~~~

Notícula:  A los 20.000 colombianos que votaron por mí, les agradezco su confianza.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras