Querido colegio: ¡te extraño!

Noticias destacadas de Opinión

Durante los últimos 107 días de educación en casa, he leído muchos mensajes de estudiantes que expresan su deseo de volver a los colegios. Obviamente las condiciones de salud y seguridad deben ser las apropiadas para que regresen. Quiero compartir con ustedes algunos aspectos importantes que ellos extrañan del colegio.

Para muchos estudiantes, el colegio es el lugar donde están con sus amigos, donde socializan y donde aprenden sobre relaciones humanas. Estos son elementos que no están presentes en la virtualidad. El encierro afecta muchísimo a los niños y jóvenes, y el tema de salud mental en este momento se ha tornado en un asunto complejo. En los últimos años hemos visto un aumento en ansiedad, depresión e ideación suicida en los jóvenes a nivel mundial. Estos temas se han disparado alrededor del mundo con los encierros prolongados. Psicólogos en España recogieron datos de una población de jóvenes e indican que 9 de cada 10 jóvenes están afectados psicológicamente por el encierro. Especialistas y padres de familia mencionan que muchos niños y jóvenes han tenido cambios de humor e irritabilidad, alteración del sueño, dificultades para concentrarse, entre otras. Los espacios en los colegios permiten a los niños y jóvenes interactuar y crecer como seres sociales, lo que puede prevenir muchas de las situaciones problemáticas de salud mental.

Para otros estudiantes, el colegio es el lugar donde pueden contar las situaciones difíciles que están viviendo en sus hogares. Algunos indicadores sobre violencia intrafamiliar han encendido las alarmas, ya que los datos han aumentado de manera considerable. Los niños y jóvenes están mucho más expuestos a este tipo de situación en una cuarentena prolongada. Hay también datos que indican que desafortunadamente el abuso sexual también ha aumentado durante la cuarentena. Y, adicional a esto, los niños expuestos a maltrato y abuso sexual no tienen a quién acudir al estar encerrados, ya que el principal recurso para denunciar lo encuentran en el colegio. También hay un aumento en el uso de sustancias, que puede afectar directamente a la población de menores. En el colegio hay espacios para ventilar estas situaciones y hacer un seguimiento por parte de los adultos. El colegio muchas veces se constituye en un espacio seguro y de refugio para aquellos niños que tienen un entorno problemático y amenazante en casa.

A muchos estudiantes les hace falta aprender de la misma manera que lo hacían cuando estaban en el colegio. Las investigaciones indican que, en un periodo de vacaciones normal, un estudiante promedio puede perder hasta el equivalente de un mes de aprendizaje. Ya completamos tres meses de cuarentena y la potencial pérdida de aprendizaje, especialmente en las poblaciones más vulnerables, es considerable, pues no en todos los colegios existe un horario y un profesor presente en las clases virtuales. Se estima que en Colombia solo el 10% de las familias de escasos recursos tienen un computador con acceso a internet, comparado con el 100% de familias de altos ingresos. Y los esfuerzos de educar a través de radio y televisión tienen un impacto mínimo. Todo esto hace que la brecha se siga aumentando día a día.

Hoy no estamos listos para volver al colegio. Hay mucho trabajo por hacer para alistarnos para regresar y esperamos tener los colegios preparados muy pronto. El punto de partida es que como sociedad generemos una nueva cultura de autocuidado y de cuidado del otro, que involucre el lavado de manos, el distanciamiento, el seguimiento de síntomas y el uso de tapabocas, entre otros. Esta cultura tendrá todos los elementos de bioseguridad que nos van a permitir volver al colegio y convivir con el COVID-19 hasta que haya vacuna o un tratamiento adecuado, y así poder recuperar lo más pronto posible esos espacios educativos que tanto extrañamos.

Comparte en redes: