Sí a mi vida por una generación consciente

hace 3 horas
Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

¿Quién controla las redes sociales?

La influencia de las redes sociales es innegable, a tal punto que tienen más penetración que los medios masivos de comunicación que han decidido hacer presencia en ellas, sabedores de que son cada día menos las personas que los visitan o los consultan.

Se acabaron aquellos tiempos en que un editorial tumbaba a un ministro o ponía en calzas prietas a los gobiernos de turno, que debían rendirles pleitesía a sus columnistas so pena de caer en el desprestigio y perder toda credibilidad.

De un tiempo para acá los lectores, radioescuchas y televidentes migraron definitiva e irreversiblemente a los portales de internet y a los comentarios y noticias que sube cualquier pelagato, obteniendo a veces que sus mensajes se viralicen y se conviertan en inatajables bolas de nieve.

Así las cosas, y por la acción de repetición, las mentiras se van convirtiendo en verdades y resulta imposible desmentirlas, generándose una guerra de la información —o de la desinformación— en un campo de batalla en que todos pueden participar con las armas más ruines,que se conozcan en donde se vulneran las reputaciones, se calumnia y se irrespeta de manera falaz e irresponsable gracias a la protección del anonimato: se tira la piedra y se esconde la mano.

Frente a este fenómeno uno se pregunta qué se puede hacer, porque al parecer no hay leyes que impidan o prohíban que se monten películas inverosímiles para un público sediento de todo tipo de truculencias que pueden desencadenar en hechos violentos, linchamientos y homicidios.

No es posible que siga prosperando el libertinaje informativo, maravillosa herramienta, por ejemplo, de los anarquistas y los sembradores del caos que se mueven como peces en el agua en las redes, capturando a millares de ingenuos que caen en sus tentáculos y se vuelven seguidores con la mejor buena fe del mundo.

Estamos ante un mal necesario, que así como nos comunica y nos hace la vida más cómoda, nos entretiene y nos acerca, nos permite ver el mundo más pequeño y nos abre los ojos, así también nos está conduciendo a un universo perverso en el que las más bajas pasiones del ser humano salen a flote e incendian y destruyen, tal como lo estamos viendo desafortunadamente en nuestro país.

892141

2019-11-22T00:00:48-05:00

column

2019-11-22T08:49:10-05:00

[email protected]

none

¿Quién controla las redes sociales?

37

2339

2376

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

La hora de Angelino

Un piano a cuatro manos

Los retos de Trujillo y Blum

Palo porque bogas...

Resguardos vs. narcotraficantes