Sirirí

¿Quién debe pagar la vacuna?

Noticias destacadas de Opinión

Siendo extremadamente optimistas, la vacuna contra el COVID-19 podría estar lista antes de finalizar este maldito año sobre el cual, entre otras cosas, los brujos, pitonisas y adivinos se pelaron al no predecir lo que iba a sucederle al mundo entero.

Y siendo aún más optimistas, dicha vacuna llegaría a Colombia como regalo de Año Nuevo, aunque ciertamente de regalo no tendrá nada. Los grandes laboratorios que se están peleando semejante meganegocio harán el agosto de sus vidas vendiendo la prevención para la más horripilante pandemia que recuerde la humanidad, habida cuenta de su propagación por todos los confines de este impotente mundo.

La pregunta será: ¿a cuánto saldrá la vacuna? Ya se tejen toda suerte de conjeturas: que a $1 millón, que a $500.000 o, bajito, bajito, que a $200.000. Y la siguiente pregunta será: ¿quién podrá pagarla? Porque, por ejemplo, una familia de cinco personas tendría que desembolsar $1 millón, o sea que así las cosas solo se podrían vacunar personas del estrato tres en adelante, porque las del uno y el dos no van a tener con qué.

Surgirán entonces “los salvadores”: de nuevo serán las entidades financieras, que establecerán planes de crédito a no sé cuántos años con los intereses acostumbrados y ni así los más pobres se podrán vacunar.

Entonces el Estado va a tener que meterse la mano al dril y subsidiar la vacuna de marras aun para estratos más altos, porque por esa época el desempleo no les permitirá asumir este costo a los otrora integrantes del estrato cuatro.

Ignoro cuánto costará semejante erogación, dadas las maltrechas finanzas de nuestro país en bancarrota, pero tendrá que hacerla so pena de que nos quedemos sin pobres, que se morirán en las calles, Dios no lo quiera.

Ahora bien, otra opción serían los organismos internacionales, que bien podrían hacer una vaca para salvar a buena parte de la humanidad. En caso contrario, resultaría peor el remedio que la enfermedad y a eso, desafortunadamente, estamos abocados.

Comparte en redes: