Por: Beatriz Miranda
En las elecciones legislativas

¿Quién detendrá a Cristina Kirchner?

El 24 de junio, la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner confirmó su precandidatura a senadora por la provincia de Buenos Aires en las elecciones legislativas que se realizarán en octubre, por el frente Unidad Ciudadana, lo que indica su probable retorno a la política, lo que divide aún más el peronismo que se presentará con tres opciones electorales (Fernández de Kirchner, Randazzo y Sergio Massa, líder del Frente Renovador) y, de algún modo, también pone a prueba el gobierno del presidente Maurício Macri.

El anuncio de su precandidatura por el Frente Unidad Ciudadana denota su alejamiento del peronismo tradicional. Con su capacidad de manejo político, se lanza como salvadora de la patria, mediante una fuerte campaña en contra de las reformas del actual gobierno que tanto agradan al mercado y al sistema financiero internacional después de 12 años de kirchnerismo, pero que han provocado un fuerte descontento social en el país.

Hace pocos días, en el acto del Día de la Bandera, en el estadio de Arsenal, repleto de seguidores, Kirchner afirmó que “necesitamos ponerle un límite a este gobierno”, ha disparado la inflación, la pobreza y el desempleo”.

Recientemente Cristina Kirchner fue invitada a la Eurocámara en Bruxelas. En su discurso hizo énfasis sobre la derechización de América Latina, el papel de los medios y los avances y retrocesos sociales. Ante al Parlamento Europeo dijo que su sucesor es exponente de un neoliberalismo que, según ella, se abre paso en todo el mundo, incluida Europa.

Criticó la situación de la democracia y la separación de poderes en su país, donde “hay presos políticos en las cárceles y genocidas libres”, refiriéndose a la ley conocida como 2X1, la cual ha llevado a miles de personas a protestar en las calles argentinas.

Es importante mencionar que en los últimos tiempos la ex presidenta ha sido acusada por corrupción y lavado de dinero. Se habla de aproximadamente US$60 millones. Además, en el imaginario argentino sobrevive la misteriosa muerte del exfiscal Nisman, ocurrida durante su gobierno. En caso de ser elegida senadora, tendría inmunidad política, lo que probablemente alejaría temporalmente de su camino todas estas sombras que con certeza la atormentan.

La Argentina actual tampoco se escapa de la polarización existente en otros países latinoamericanos. Se divide entre los que extrañan y apoyan a Cristina Kirchner y los que la rechazan con vehemencia. Lo más complejo es que allá, así como en otras latitudes cercanas, no ha surgido ningún líder o nuevo proyecto realmente convincente. Por eso las elecciones legislativas de octubre de 2017 serán fundamentales para construir las bases políticas que despejarán el camino para las elecciones presidenciales de 2019.

Medios argentinos destacan que la popularidad del presidente Mauricio Macri ha bajado 20 puntos desde que asumió y que Cristina Kirchner aún cuenta con el apoyo de segmentos importantes de las clases media y obrera.

En esta América latina, que tiene como uno de sus símbolos identitarios más significativos a Macondo, ¿sería posible el retorno de Kirchner a la Presidencia de Argentina? Probablemente esto dependerá más del presidente Mauricio Macri y de su partido Cambiemos que de ella.

El balón fue lanzado por Cristina Kirchner que para bien o para mal es el tema del día en Argentina, pero si el presidente Macri quiere que su partido salga adelante en las próximas elecciones, tendrá que demostrar su capacidad de jugar con una adversaria dispuesta a salir del otro margen, a catalizar el descontento social de gran parte de la sociedad argentina y profunda conocedora de los bastidores del poder y de las alianzas no escritas en Argentina.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Beatriz Miranda

Inmigrantes en Europa: admirados y rechazados

Con Trump, los niños también lloran

La caótica cumbre del G7

La caída de Rajoy y Venezuela