Por: Aldo Civico

Quién ganó de verdad las elecciones

En las elecciones del domingo pasado muchos fueron los ganadores. Pero hubo un ganador en particular que merece mención.

Ganó Iván Duque, con una votación importante en la consulta de la derecha. El candidato presidencial del Centro Democrático en pocos meses se ha posicionado como un líder deseable, no solamente entre los electores más conservadores, sino también entre muchos colombianos que nunca hubieran imaginado votar por el que dice Uribe. “Me gusta Duque”, me escribió un amigo paisa y fajardista, casi sorprendido de su misma conclusión.

Pero ganaron también Sergio Fajardo y la Coalición Colombia, que logró un resultado inesperado, dándole así oxígeno a una campaña que muchos analistas y observadores ya ponían entredicho, por el auge de Petro y el posicionamiento de Duque. En los últimos meses, Fajardo y sus aliados se concentraron en la campaña del Congreso, y la estrategia les dio un resultado extraordinario. Los verdes doblaron sus curules en el Senado, y son el primer partido en Bogotá (además, la Alianza Verde tuvo un excelente resultado también en Antioquia). Ahora Fajardo tiene que aprovechar este cuarto de hora para demostrar con un mensaje fuerte y contundente que no es un candidato nini.

Por supuesto, otro gran ganador es Antanas Mockus, con un rotundo éxito personal que hoy le confiere la enorme responsabilidad de mediar las condiciones para que una candidatura de centro tenga una posibilidad real de ganar la Presidencia, y así trascender la polarización profunda que sufre el país. Por eso, el destino de la campaña de Fajardo dependerá también de la iniciativa política del exalcalde de Bogotá en las próximas semanas.

Obvio, ganó también Gustavo Petro. Lo paradójico es que su gran consenso está también fragmentando a la izquierda, debilitando y hasta asustando a los moderados, y fortaleciendo a la derecha. El defecto de Petro siempre es el mismo: le gusta estar solo en contra de todos.

Ganó también el expresidente Álvaro Uribe, por ser el senador que recogió la votación más alta en la historia de las elecciones al Senado. Ganó el Centro Democrático, que quedó como el primer partido en la cámara alta. Y aunque no logró todas las curules que el partido de Uribe había pronosticado (lo que dio un sabor amargo a una jornada que por lo demás fue un gran éxito), el expresidente y su partido siguen siendo una propuesta atractiva para muchos colombianos.

Claro está, ganaron también la maquinaria y el clientelismo, como demostró, por ejemplo, la gran avanzada de Cambio Radical.

Pero finalmente pienso que la gran ganadora de las elecciones para la renovación del Congreso fue la participación de los ciudadanos. Fueron las elecciones más pacíficas del país, a las cuales acudió un número récord de ciudadanos. En las urnas se expresó un voto importante, libre y de opinión, lo que sugiere que hay ganas de participar y de incidir en el destino del país por parte de la ciudadanía. Al final, ésta fue la gran ganadora.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aldo Civico