Por: Carolina Botero Cabrera

¿A quién obedecerán tus máquinas?

Cada vez el Internet de las cosas está más cerca. Gracias a los computadores los objetos son “inteligentes” (saben si hay leche o si es necesario el aire acondicionado) y un riesgo es que nuestra propiedad y control sobre ellas es cada vez más relativa.

Los dueños de las cosas tienen la capacidad de disponer de ellas, de repararlas o incluso modificarlas a su conveniencia. Esta opción está cada vez más comprometida por la complejidad tecnológica que evita, de una parte, que podamos afectarlas (al no tener el conocimiento para hacerlo por nosotros mismos) y, encima, porque la ley nos lo prohíbe.

Las Medidas Tecnológicas de Protección (MTP) son los candados digitales que usa la industria, justificada por la piratería, para evitar que sus usuarios entren en los programas de computador, que los copien o modifiquen. Las MTP no solo evitan copia, evitan que te metas con el código en general. Hacerlo en Colombia es un delito contra el derecho de autor (reforma resultado del TLC con EEUU) que puede dar de 4 a 8 años de cárcel, sin excusas, no importa si es una biblioteca ejerciendo su derecho a tener una copia del CD que compró legalmente.

En EEUU analizan periódicamente nuevas excepciones a la “elusión” de MTP en un sistema que no existe aún en Colombia. Allá las bibliotecas ya pueden hacer la copia. Ahora se discute si crean una nueva excepción para que el dueño de un carro pueda arreglarlo (como se controla con software tiene MTP). Causa revuelo que en la consulta pública, los fabricantes alegan que la complejidad de los aparatos obliga a mantener la prohibición para evitar que los consumidores intenten arreglarlos. De hecho, un periodista recuerda a un agricultor que no podía acceder al diagnóstico del daño de su tractor y cómo eso lleva a comprar equipos sin tecnología digital.

Para quienes estamos, además, analizando temas de vigilancia masiva, la posibilidad de que otro controle nuestros equipos, porque controla el software, es también una pesadilla, no es ciencia ficción. Si no tenemos capacidad para retomar control, la pregunta a quién obedecerán mis maquinas, resulta pertinente. Faltan garantías, incluso una Ley Lleras (2), pero ajustada, que incluya todo lo que faltaba al proyecto del gobierno.

Buscar columnista