Por: Juana Téllez

¿Quién prenderá los motores de la economía en 2018?

Sin los fantasmas de la inflación, la devaluación, los impuestos y las altas tasas de interés, el gasto privado mejorará en 2018 y la economía crecerá un 2 % anual, según lo contamos en nuestra recién publicada Situación Colombia. Esperamos que la inflación arranque con una fuerte corrección a la baja en 2018. Los efectos base creados por la reforma tributaria en 2017, junto con el ajuste a la baja que mostrarán algunos servicios indexados, como los arriendos y algunos costos de educación, llevarán a que la inflación descienda rápidamente al 3,0 % en el segundo trimestre del año. Gracias en buena medida al descenso de la inflación y la estabilidad del tipo de cambio en el último año, creemos que el Emisor podrá continuar su senda de reducción de tasas en la primera mitad de 2018.

Estas reducciones serán la antesala para que el consumo privado siga su recuperación. Sin embargo, el crecimiento del mismo se verá limitado por los desarrollos del mercado laboral, donde esperamos un leve empeoramiento respecto a los resultados de 2017. La inversión, por su parte, seguirá su proceso de recuperación iniciado a mediados de 2017, especialmente aquella de origen privado: industria manufacturera, agricultura, edificaciones y sector minero-petrolero. La estabilidad del tipo de cambio permitirá un proceso de inversión gradual, basado en un porcentaje alto en bienes importados, que responderá al mejor comportamiento del consumo de los hogares y el mayor uso de la capacidad instalada en la industria. Además, la ejecución de las obras de cuarta generación de infraestructura seguirá contribuyendo positivamente.

En 2018, las exportaciones reales crecerán por encima del PIB, por primera vez desde 2013. La recuperación será impulsada por el mayor crecimiento global, en donde se destacan Latinoamérica y, en menor medida, Estados Unidos. Los socios de Colombia en América Latina demandan principalmente productos agroindustriales, los cuales apoyarán la recuperación en marcha del sector manufacturero. No obstante, la demanda externa neta seguirá contribuyendo negativamente al crecimiento del PIB, puesto que las importaciones tendrán una expansión ligeramente mayor a las exportaciones y, principalmente, porque el peso de las importaciones es mayor que el peso de las exportaciones dentro del PIB.

* BBVA Research - @juanatellez

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juana Téllez

Recuperación de la economía, en marcha

Política monetaria, en pausa

La educación de los colombianos con la OCDE

Colombia en la OCDE: una muy buena noticia

Más cerca del empalme económico