Comunidad y desarrollo

¿Quién quiere atentar contra el expresidente Uribe?

Noticias destacadas de Opinión

Valdría la pena que la honorable Corte Suprema de Justicia, en su misión de administrar justicia diáfana, pronta y cumplida, hiciera un barrido de todos los expedientes que tiene en su haber contra el expresidente y hoy senador de la República Álvaro Uribe Vélez, con el fin de encontrar el verdadero acervo probatorio sobre los cientos de calumnias e infamias, que se han levantado en su contra, para depurar los expedientes y colocar a los responsables a buen recaudo de la verdadera justicia.

Nunca en Colombia un personaje de la vida nacional con el rango de expresidente y senador de la república, como Álvaro Uribe Vélez, había sido tan injustamente vilipendiado, cuestionado y falsamente judicializado, por grupos de politiqueros, delincuentes y malandrines que pretenden poner el país en aprietos, enlodando su imagen, levantándole falsos testimonios y montándole procesos amañados, que finalmente van a engrosar los archivos polvorientos de la justicia.

De los casos por los cuales se le acusa, ninguno ha llegado hasta al final, lo que indica que el peso de la prueba destruye las falsas imputaciones. Lamentablemente, esos mismos personajes, que parecen actuar en contubernio, viven alimentando su ego con nuevos hechos para distraer la opinión nacional y poner a la justicia en aprietos con nuevas falsas acusaciones y hechos infundados, de forma anónima, cobarde y apócrifa.

La administración de justicia debe ser diamantina, justa y pronta; jamás debe prestarse para protagonismos politiqueros o confabularse para saciar odios y rencores. Lamentablemente, para el caso que nos ocupa, de tantas injurias y calumnias que se le han imputado, en ninguna hasta la fecha han brillado la verdad y contundencia jurídica.

Que la Corte Suprema de Justicia se preste para abrir investigación preliminar por segunda vez contra el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez —por correos anónimos— es algo que conturba y sorprende a millones de colombianos que no consideramos esta decisión ajustada a las normas legales y jurídicas que deben regir para estos casos.

Sobre el mismo personaje vienen cayendo rayos y centellas de toda índole, desde hace más de 20 años. Se le ha querido implicar en una serie de actos delincuenciales que finalmente terminan archivados, pero desgraciadamente continúan viviendo en las mentes mezquinas y obtusas de sus detractores criminales, para estar alimentando la justicia con nuevos hecho, que no tienen ninguna justificación, ni mucho menos acervo probatorio.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez es uno de los colombianos con más investigaciones en las altas cortes, pero, de tantas, ninguna ha llegado a su fin, todas se quedan en simples elucubraciones y difamaciones que finalmente se van por los despeñaderos de las falsedades.

No es que pretenda a través de esta columna obstruir la justicia o encubrir actos delincuenciales, que presuntamente —según varios de sus detractores— haya cometido, pero sí es un imperativo poner las cosas en su sitio, no permitiendo que las altas cortes continúen sirviendo de comodín para armar juicios a priori que finalmente a nada conducen.

Es hasta vergonzoso lo que viene ocurriendo en nuestro país con el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez. Desde hace varios años, es el flanco de todo tipo de injurias, falsas acusaciones y calumnias, todas tan malsanas y traídas de los cabellos, que de tantas que se le han inventado, ni siquiera por una tan sola, ha sido condenado o por lo menos llamado a juicio.

El último caso por el cual se le quiere vincular tiene que ver con las denuncias que hace 20 días hiciera la revista Semana sobre el perfilamiento a periodistas nacionales, extranjeros y personajes de la vida nacional, donde han sido llamados a calificar servicios varios generales y militares de menor rango.

Se le ha querido vincular a otros sonados casos como Odebrecht, el del hacker Sepúlveda, el paramilitarismo, entre muchos otros, y todos terminan en nada.

No falta sino que la pandemia del coronavirus y la debacle económica que se nos viene encima por causa de la cuarentena tengan sangre uribista.

urielos@telmex.net.co

Comparte en redes: