Por: Hugo Sabogal

Quince vinos con un oro

En la feria Expovinos se premiaron con medallas  diferentes categorías de vinos.

Los concursos de vinos dejan pocos ganadores y muchos perdedores. Pero a diferencia de otras justas, estos últimos no se intimidan, porque saben que en otra feria o en otra cosecha la suerte puede acompañarlos. A pesar del profesionalismo de los calificadores, los vinos varían de un año a otro por circunstancias climáticas, por los normales procesos de evolución en la botella o por preferencias de los árbitros y del público comprador.

En Expovinos 2008 –la principal feria para consumidores, creada por el Grupo Éxito, en 2006–, un equipo de catadores profesionales, tanto nacionales como internacionales, evaluó una batería de 200 vinos, en catorce categorías.

Desde su primera versión, Expovinos ha realizado una premiación ajustada a las características del mercado colombiano. Y dentro de dichos parámetros, fijó las condiciones del concurso.

En nuestro mercado, por ejemplo, el 60 por ciento de los vinos comercializados proceden del Cono Sur.  Por eso Expovinos optó por  dedicar seis de las 14 categorías a vinos representativos de Argentina y Chile, dentro de rangos específicos de precios (En Colombia, el factor precio pesa de manera considerable en la decisión de compra, muchas veces por encima de otras variables como lugar de origen, estilo o marca).

Los restantes ocho grupos se dividieron así: dos categorías para vinos blancos Chardonnay (la uva blanca más demandada por los bebedores colombianos), dos para etiquetas de España (la siguiente procedencia más vendida en el país) y cuatro más, divididos en vinos de calidad superior, vinos de prestigio, vinos de gran prestigio y vinos excepcionales, todos agrupados según distintos niveles de precios.

Como catador oficial, puedo contarles cómo operó el proceso de calificación. Los organizadores proporcionaron hojas de cata para cada juez, a fin de calificar color, aroma y sabor, y, finalmente, emitir una impresión general. Cien era el máximo puntaje. Las muestras se sirvieron totalmente cubiertas, o sea que la degustación fue a ciegas. Los jurados sólo se valieron de sus criterios personales y de su experiencia profesional para establecer asignar  su valoración.

Es cierto que algunos vinos presentes en el mercado colombiano no concursaron en Expovinos 2008 porque han escogido canales de venta distintos a los de las grandes superficies, donde, de todas maneras, se expende el 80 por ciento de los vinos importados en el país. Es una lástima, porque algunas grandes marcas estaban ausentes.

Entre los ganadores se cuentan célebres etiquetas y otras no tan conocidas. Los lectores interesados pueden encontrar estos vinos, principalmente, en las estanterías de los almacenes del Grupo Éxito. Durante algunas semanas, todos los productos laureados se identificarán con un sello distintivo, de color oro o plata.

En grandes concursos internacionales, como el London Internacional Wine Challenge (Inglaterra), ProWein (Alemania), Vinitaly (Italia) o el Concours Mundial de Bruselles, entre muchos otros, se califican y se premian vinos, que los vencedores luego promocionan en sus principales mercados. Y es que la ecuación es sencilla: los productores elaboran vino para sorprender y vender, y el consumidor busca las mejores opciones de compra, especialmente las que han sido recomendadas. De manera que si se anima a contemplar estas recomendaciones, cada lector podrá opinar si está o no de acuerdo con la calificación. En esta actividad es muy válido disentir.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hugo Sabogal

Los vinos que vienen

Lo bueno de la adversidad

Italia esencial

Ancianas coquetas

Cantar nuestros orígenes