"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 8 horas
Por: Uriel Ortiz Soto

Radiografía: Cumbre de las Américas

La Cumbre de las Américas, además de haber sido el escenario más importante de los últimos cuatro años, donde se debatieron temas de interés común para los treinta y cuatro países asistentes, también lo fue, para pulsar el grado de desarrollo social, económico y político de los participantes.

Es importante destacar que los mandatarios con mayor índice de popularidad fueron en su orden: Barack Obama, de los Estados Unidos; Ignacio Lula da Silva, de Brasil; y Alvaro Uribe Vélez de Colombia; el que se presentó con menor índice de favorabilidad fue, Hugo Chávez, de Venezuela, quién a decir verdad, sorprendió a todos los presentes con sus posturas cambiantes, al descongelar en la misma cumbre, las relaciones bilaterales entre ambos países, suspendidas unilateralmente desde el 2008. 

Los temas en los cuales se centró la Cumbre, fueron básicamente: el energético, la seguridad en la Región, el medio ambiente, y desde luego, la crisis económica que actualmente tiene en aprietos a todos los países del Mundo. Todo lo acordado quedó plasmado en un documento final, el cual, no fue firmado por los gobiernos que conforman el bloque del “ALBA” puesto que según ellos, la política Estadounidense, no es concordante con las necesidades básicas de la Región, siendo muy enfáticos en afirmar que a Cuba, se le reintegren plenamente todos sus derechos de pertenecer como miembro activo de la organización de países Latinoamericanos.

El presidente Obama, desde su ingreso despertó simpatía entre todos los presentes.  En el discurso de saludo inaugural, habló con mucha claridad sobre lo que su gobierno piensa y quiere desarrollar con todos los mandatarios del hemisferio, pero, demandó la colaboración para que sus necesidades básicas sean concordantes con programas y planes de desarrollo. Ante esta postura, el presidente de Salvador, manifestó que, en adelante los gobiernos, deben ser cooperantes en concertación con los Estados Unidos, sin que esto implique la pérdida de independencia, autonomía y soberanía.  

Como se esperaba, en evento tan importante se presentaron dos bloques de gobernantes: Los que son afectos a las políticas de los Estados Unidos y los que se han dejado contaminar por el llamado bloque: “ALBA” propuesto por el presidente Chávez de Venezuela y que además, está integrado por Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Paraguay.  

Colombia hizo moñona con el liderazgo de Uribe, desempeñó un papel digno de aplaudir y reconocer, porque estuvo muy bien coordinado en todas las instancias. Aunque se diga que el diálogo que sostuvo con el presidente Obama, por espacio de hora y media que duró el almuerzo, fue circunstancial, hay que aceptar que todo se debió al prestigio internacional de nuestro mandatario. Así lo vieron los medios internacionales y así lo percibió el mismo presidente de USA, caso contrario su vecino de mesa hubiese sido otro de los mandatarios presentes.

Podríamos decir que el presidente que mejor provecho le sacó a la quinta cumbre de las Américas, fue el de Colombia: Logró descongelar el TLC, que se encontraba estancado desde febrero /2007 por voluntad de los Demócratas; comprometer al presidente Obama, para que lo reciba próximamente en la Casa Blanca en próximos días,  así mismo, para que visite Colombia, en su próxima gira por América Latina.

En términos generales, la quinta Cumbre de las Américas, puede calificarse de exitosa, no obstante algunos casos aislados, como el de Evo Morales, de Bolivia; y Daniel Ortega de Nicaragua, que fijaron posturas muy diferentes y se salieron del redil de lo que siempre a hecho su mentor Hugo Chávez. Todo indica, que con el giro de noventa grados dado frente a las Relaciones Diplomáticas con los Estados Unidos, el bloque del ALBA, quedó herido de muerte, puesto que, dicha organización surgió producto de una rebeldía contra las políticas Norteamericanas que al parecer empiezan a tomar rumbo favorable.  

Finalmente quedó sobre el tapete la propuesta del presidente de Colombia, para que la sexta Cumbre de las Américas, que de acuerdo al cronograma de reuniones que es cada cuatro años, se realice en Colombia; lo que muy posiblemente vaya a ocurrir, dado el magnífico desempeño   en la reciente Asamblea del BID, en la ciudad de Medellín, donde todo estuvo tan bien organizado que nos da autoridad moral para solicitarla. Quedamos pues a la expectativa para empezar a recoger los frutos de tan magnífico desempeño internacional.

Comunidad y Desarrollo

[email protected]

Buscar columnista