Por: Dolly Montoya Castaño

Ramsés Hakim, una vida dedicada a la educación

Como educadora dedicar la vida a la enseñanza y la investigación ha sido para mí un gran reto y, a la vez, el mejor de los caminos que haya podido tomar. En este camino de vida también he conocido a seres humanos que con gran integridad han hecho de la educación su proyecto de vida, su forma de expresar toda una pasión por el servicio a los demás y el amor al conocimiento. Uno de esos admirables seres humanos, guías en su campo de muchas generaciones de jóvenes profesionales, mentores en el saber, la paz y la convivencia desde la educación fue el admirado odontólogo Ramsés Hakim Murad. Hoy quiero recordar y hacer un profundo reconocimiento al gran académico, exrector de la Universidad Nacional, amante de la música y el arte, e intelectual que por más de seis décadas influyó positivamente en la transformación de la educación superior de nuestro país.

Ramsés Hakim, tolimense, nació en abril de 1932. Su juventud transcurrió entre Tolima, Huila y el viejo Caldas, donde recibió la educación básica y secundaria graduándose como Normalista Superior; lo que estoy segura imprimiría en él su amor por la educación y la docencia desde muy temprana edad. En 1953 ingresó a la Universidad Nacional de Colombia para adelantar sus estudios como odontólogo. Estudioso, inquieto y apasionado llegó a ser elegido representante estudiantil ante el Consejo Directivo de la Facultad de Odontología en 1958, desde donde expresó toda su capacidad para servir a los demás, buscando siempre una mejor universidad, una mejor educación.

El Dr. Hakim fue un académico de nivel internacional que aportó para que la odontología colombiana se convirtiera en una profesión moderna y altamente científica. Obtuvo su grado de master en Ciencias de Odontología en la Universidad de Alabama, Estados Unidos y, posteriormente, desarrolló sus estudios de doctorado y posdoctorado en Marquette University, Wisconsin, también Estados Unidos.

Pero fue en las aulas de clase, desde donde el profesor Hakim aportó más para su profesión, la educación y el país. Su espíritu joven jamás dejó de aprender y sus cátedras, cuentan sus estudiantes, siempre fueron más que conferencias eruditas, ricos intercambios de ideas y reflexiones con cada uno de sus alumnos; se notaba que el profesor amaba enseñar y aprender al mismo tiempo. El Dr. Hakim fue profesor desde 1962 en la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional, en donde alcanzó los reconocimientos como Profesor emérito y Maestro universitario, el más alto reconocimiento a una vida dedicada a enseñar. También fue docente de la Pontificia Universidad Javeriana, del Colegio Mayor del Rosario y de la Universidad de Tulane, New Orleans, en Estados Unidos, entre otras casas de estudio.

Otro aspecto importante de la labor intelectual del profesor Ramsés Hakim fueron sus aportes académicos a la gestión universitaria, como vicerrector y, posteriormente, rector de la Universidad Nacional siempre buscó modernizar las prácticas pedagógicas de la Institución y elevar la calidad de la investigación a través del fomento a los programas de posgrado. La Universidad que dirigió Ramsés Hakim contaba con cerca de 24000 estudiantes, 71 programas de pregrado, sedes en Bogotá, Medellín, Manizales y Palmira. En aquel tiempo y gracias a su visión ocurrieron importantes cambios institucionales como la creación de la Facultad de Ciencias Económicas y, gracias a su permanente respaldo, nació en la sede Medellín el doctorado de ingeniería, hoy por hoy uno de los más importantes de Latinoamérica. Su impulso a los posgrados desde la Universidad Nacional inauguró en el país una nueva época centrada en la formación para la investigación.

Al dejar la rectoría de la Universidad Nacional el profesor Ramsés Hakim ofició como director del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación ICFES y ministro encargado del Ministerio de Educación Nacional. Gracias a su experiencia y amplia visión el Dr. Hakim, junto con un grupo de académicos que compartían sus preocupaciones por la calidad del sistema de educación superior, se encargó de diseñar y proponer al gobierno nacional el primer modelo de acreditación de alta calidad para programas universitarios del país. Lo que después se formalizaría como el Consejo Nacional de Acreditación. Hasta hace muy pocos años el Dr. Hakim siguió aportando en el modelo de acreditación para la educación superior, siendo par evaluador y asesor permanente del CNA, aportando a su vez a diversas Instituciones de Educación Superior a lo largo y ancho el país. El profesor Hakim nunca dejó de aportar sus conocimientos, experiencia y consejos a las instituciones que lo solicitaban. Se entregó de lleno al importante proyecto de construir un mejor país desde la educación de calidad.

La comunidad de la Universidad Nacional de Colombia se siente afligida por la partida de nuestro muy querido exrector y profesor Ramsés Hakim Murad. Gracias a él y a su familia por los muy importantes aportes a la educación y la búsqueda de un mejor país. Desde las aulas de clase, la investigación en salud, su guía en la gestión académica y su liderazgo como representante estudiantil, representante profesoral, representante de los exalumnos, rector y representante de los ex rectores, Ramsés Hakim Murad y su trayectoria nos enseñó a muchos que una vida dedicada a la educación es una vida que vale la pena vivir.

* Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN

885757

2019-10-11T22:00:00-05:00

column

2019-10-12T03:18:23-05:00

jrincon_1275

none

Ramsés Hakim, una vida dedicada a la educación

48

5718

5766

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Dolly Montoya Castaño