Por: Columnista invitado EE

Reactivando la pasión por el golf

Por: Juan Manuel Morales Calderón*

Un verdadero aficionado al golf pasa horas frente a la pantalla de un televisor viendo la transmisión de un torneo sin importar que éste dure alrededor de cinco horas. También, tiene en un su celular diferentes aplicaciones para seguir en vivo a sus jugadores favoritos, analizar estadísticas, investigar sobre los campos y ver los resúmenes de las rondas del día.

Hasta ahí, todo parece normal. Pero realmente hay un factor determinante para que el golf sea visto como un verdadero espacio de entretenimiento por parte de las organizaciones, sponsors y jugadores. ¿Cuál es ese factor? La pasión que genera este deporte.

Es, sin lugar a dudas, un estilo de vida que demanda disciplina, orden y afianza las relaciones humanas. Parece increíble, pero madrugar periódicamente a jugar, estar en contacto con los amigos para reunirse, hablar de los torneos del PGA Tour y finalmente salir a un campo, hace del golf un deporte único.

Juan Sebastián Muñoz comenzó 2019 con un excelente top ten en el Sony Open de Hawái. Logró esa posición gracias a un putt en el hoyo 18 en el que la bola ingresó con mucho suspenso, causando gran emoción en la comunidad de golfistas del país.

Muñoz, principal representante de Colombia en este momento en el PGA Tour, está reactivando esa pasión de los aficionados colombianos como lo hizo Camilo Villegas hace unos años cuando, gracias a sus notables resultados, puso la bandera del país junto a la de Estados Unidos, Suráfrica, España, Inglaterra, Suecia y Australia, potencias del golf mundial.

Sin embargo, para que los aficionados sientan esa pasión, hay que acordarse del origen. Fueron los padres, familiares o amigos los que influyeron para ingresar a este mundo mágico sin salida.

Fue, es, y será gracias a los profesores, a los caddies, a los starters, a los empleados de los clubes, a los jugadores de todos los hándicaps y a los profesionales que los aficionados se enamoraron de este deporte.

Lo que está pasando con Muñoz, Rozo y Echavarría es el impulso perfecto para que se generen cambios y los nuevos directivos trabajen de manera conjunta por el golf. Ellos más que nadie saben cómo era antes y es su responsabilidad retomar el camino para que el golf nacional salga del complicado momento en el que se encuentra.

Oigo a personas que dedicaron su vida a este deporte cuando recuerdan con nostalgia los Abiertos del pasado, la fiesta que se generaba en torno al golf, los remates y finalmente el seguimiento a los profesionales, protagonistas principales para reactivar la pasión por el golf.

*Periodista de golf, corresponsal de Golf Channel en Colombia, director de la Revista Global Golf. 

835124

2019-01-21T08:27:36-05:00

column

2019-01-21T08:27:36-05:00

lmontenegro_1277

none

Reactivando la pasión por el golf

35

2866

2901

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

La ministra Gutiérrez y los indígenas

Un crímen de lesa oceanidad

La emergencia de la guardia

En Argentina el miedo no alcanzó