Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Real y nada maravilloso

Escucha "Real y nada maravilloso, por Mario Morales" en Spreaker.

Aquí todo pasa en grande. Especialmente las desgracias, lo que nos afecta. Tenemos vocación para lo prolijo y para lo perdurable. Aquí un derrumbe no es cuestión de minutos, sino de meses, como lo sabe el país entero afectado por la incomunicación con el Llano, que completa 25 años con algunas interrupciones. En esta versión repotenciada del desastre ya las pérdidas se cuentan en billones de pesos y sin solución a la vista. Dejará de ser noticia por saturación, no por falta de elementos.

Eso, cuando hay cálculos. Peor le va a Pereira donde no se sabe ni cómo ni cuándo, al decir de la mintransporte. Un derrumbe afectó vías, dejó cuatro muertos y casas en el aire. También está la autopista Medellín-Cocorná y una lista interminable de obras mal hechas, inconclusas y prometidas en los albores de la república. ¿Qué pasó con el túnel de La Línea que se disputa con el metro de Bogotá el triste honor de ser la promesa más aplazada en la historia reciente? ¿Y el puente de Chirajara? ¿Ya se nos olvidó Hidroituango?

Responsable no hay ni habrá, porque según las autoridades el culpable es “este invierno sin precedentes”, que no tiene para cuándo irse ni defensores de oficio, y no los contratistas, la corrupción, la improvisación y el desgreño, esas sí señales particulares que nos acompañan toda la vida.

Aquí un paro indígena, con todos sus efectos, puede durar tranquilamente 27 días; un paro estudiantil, seis semanas; la renovación de la flota de Transmilenio, 19 años y la ampliación de sus estaciones, otro tanto. Una guerra, 60 años…

Nos podemos embarcar durante meses en una consulta anticorrupción para hacer prevalecer el Estado de derecho, y los implicados, mandarla a dormir con parsimonia el sueño de los justos. O meternos en una constituyente interminable para acabar con el Estado de derecho y devolvernos a la penumbra autoritaria para hacer parecer que no pasa el tiempo.

¿Cuál es el afán? Aquí las desgracias llegan para que cuando despertemos, si es que algún día lo hacemos, todavía estén ahí.

@marioemorales y www.mariomorales.info

 

 

También le puede interesar: "La Copa América que Colombia ganó en medio de la guerra"

 

866603

2019-06-18T15:37:06-05:00

column

2019-06-20T16:48:20-05:00

[email protected]

none

Real y nada maravilloso

23

3576

3599

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

De resaca en resaca

Falta coherencia, dignidad y empatía

Sorpresas te da la vida

Sin más dilemas

Nunca entendieron