Por: Antonio Casale

Recocha

El Deportes Quindío acudió a una gabela que le da el reglamento para presentar a un equipo aficionado en Bogotá el pasado sábado ante Millonarios.

Todo ante la negativa del plantel profesional de presentarse al partido, tras dos meses de salarios atrasados. El resultado no pudo ser otro, 5 goles a 0 a favor del equipo profesional. Todo esto enmarca la recocha en que se ha convertido nuestra liga.

Inquietos deben estar en Postobón, después de que hace apenas un año y algo más, se bajaron de doce millones de dólares para patrocinar el fútbol colombiano, pagando gran parte de las deudas con las que hasta ese momento cargaban los equipos. Como inquietos deben estar los aficionados que pagan su boleta para ver fútbol profesional, y no para asistir a partidos de tíos contra sobrinos, como el del sábado en El Campín. Y más incómoda aún, debe estar la afición en Armenia, que lleva años soportando un equipo cuya aspiración única es la de vender uno a dos jugadores al año, situación que poco o nada le importa a una hinchada que, como todas, lo único que quiere es ver a su equipo peleando títulos.

Por otra parte, no tiene justificación la situación del Quindío, toda vez que cuenta con la nómina más económica del país. Este año vendió los derechos de Mejía y Chará, y su máximo accionista es dueño de varios equipos de fútbol en otras categorías, lo que demuestra que no es propiamente, la pobre viejecita sin nadita que comer.

Qué incomodidad deben sentir los directivos de Dimayor, quienes a pesar de lo difícil que es, buscan y consiguen el dinero de los patrocinios, para garantizar la sana supervivencia de los equipos. Y a pesar de eso, aún se encuentran con casos como los del Quindío. Jesurún se queda sin argumentos para defender a los afiliados.

Hoy es el Quindío; ayer, Millonarios, América, Pereira y demás. Pero el precedente sentado el pasado sábado es un pésimo augurio para los jugadores, quienes ya saben que de nada vale pelear por sus derechos, pues lo peor que puede pasar es que los dueños de los equipos presenten a otro equipo, aficionado y juvenil, con la misma camiseta. Todo, como en las mejores recochas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale